Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un médico de Blanes, protagonista de una historia al más puro estilo 'Tarantino'

Un médico de Blanes, Ernest Lluís González es el protagonista de una historia al más puro estilo de una película de Tarantino. La madrugada del jueves pasado, su mujer, Alicia Pagà, le pidió que la acompañase a cobrar una deuda.
Recogieron con el coche a dos hombres dominicanos, que presuntamente les debían pagar 4.000 euros por la venta de unas camisetas diseñadas por la mujer. Después se dirigieron a la zona boscosa cercana a la ermita del Vilar, en Blanes. Una vez allí, según cuenta la víctima, uno de los hombres le disparó en la cabeza y en la nuca: "le vi por el retrovisor, empuñando un arma, le dije ¿qué haces? Y me pegó cuatro disparos. Lo primero que hice fue decirle a mi mujer, sal del coche, corre y escóndete en el bosque".
Alicia escapó y los presuntos agresores intentaron rematarle: "con una piedra me pegaron tres golpes en la cabeza". La víctima consiguió zafarse de sus agresores y les dijo: "dejadme en paz que me estoy muriendo". Luego condujo su coche hasta la comisaría de la policía autonómica y pidió ayuda. 
Pero las investigaciones policiales han dado un giro a la historia que cuenta la víctima. Los mossos d'esquadra han detenido a la mujer de la víctima como presunta inductora del intento de asesinato, además han arrestado a Edwin José Cava Fermín y Luís María Santos Ortega, éste último como autor material de los disparos y un cuarto hombre de nacionalidad española como encubridor.
A pesar de estas acusaciones la víctima dice que su mujer es inocente. Asegura que llevan 22 años casados, que nunca han tenido ningún problema y que tienen dos hijos en común. Y añade que ella: "no acabaría con la gallina de los huevos de oro porque yo gano 133 millones de euros al año". Ernest atribuye el intento de asesinato a una lucha entre bandas dominicanas para "ganar prestigio en la zona".
Como consecuencia de la agresión la víctima fue atendida en el Hospital del Valle Hebron con 4 impactos de bala en la cabeza y 3 dedos rotos, aunque esta mañana le han dado el alta.
Ernest Lluís era médico forense en Blanes, pero lo expulsaron del Colegio de Forenses en el año 2003. Presentó en 3 ocasiones certificados de defunción de su madre, como excusa para no asistir a pleitos en los que tenía que declarar como perito. Además por este hecho también está pendiente de un juicio