Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mitad de los médicos de la sanidad pública no tiene su plaza en propiedad, muchos con contratos "precarios"

La inestabilidad y la temporalidad entre los médicos de la sanidad pública ha aumentado en el último año, ya que hasta el 49,8 por ciento de los profesionales que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) no tiene su plaza en propiedad, y de estos casi la mitad dispone de contratos "precarios", inferiores a seis meses.
"Así no es posible hacer una buena medicina", según ha destacado el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, durante la presentación de la tercera edición de la encuesta nacional 'Situación laboral de los médicos en España', realizada a partir de 10.050 encuestas.
El estudio, realizado entre diciembre de 2015 y enero de este año, muestra un incremento de la inestabilidad de los médicos que trabajan en la sanidad pública con respecto al año anterior, cuando hasta un 46,8 por ciento no tenía plaza fija.
Además, muestra como un 40,9 por ciento de estos trabajadores sin plaza fija tiene contratos de menos de 6 meses, con una media de 5,73 contratos al año, una situación que el presidente de la OMC ha comparado con la de quienes "trabajan en el McDonald".
El estudio no ha analizado el nivel de ingresos de los profesionales, pero datos de la OMC apuntan a que de media un médico con plaza en propiedad tiene un salario de 40.000 euros anuales. Los temporales, en cambio, en muchos casos "no llegan a mil euros al mes", ha apuntado Rodríguez Sendín, que lo considera "abusivo e impropio de un Estado de derecho".
AFECTA A LA CALIDAD ASISTENCIAL
"No hablamos solo de dinero, sino de contratos mensuales vergonzosos, o a tiempo parcial, todo es decepcionante", ha reconocido el máximo representante de los médicos, que asegura que esta situación "afecta a la calidad asistencial" ya que "en esas condiciones no se puede ejercer la profesión médica".
De hecho, a su juicio esta precariedad laboral, unida a los 10.400 médicos y 30.000 enfermeras que ha perdido la sanidad pública entre 2011 y 2014 y a que en los próximos 8 años se jubilará el 8 por ciento de los facultativos, hace que se haya destruido "buena parte de la calidad y el prestigio de la sanidad española". "Y recomponerlo va a ser muy complicado", ha advertido.
La encuesta muestra como hasta el 38,5 por ciento de los trabajadores sin plaza lleva ya 10 años en una situación de inestabilidad, "firmando contratos sin parar", ha añadido Óscar Gorria, coordinador del estudio, que también denuncia que si la media nacional es de 5,7 contratos al año significa que "hay gente que firme entre 20 y 30 contratos".
"La sanidad pública es la mayor empresa de trabajo temporal de España", ha denunciado este facultativo, que también critica las diferencias significativas por sexos, ya que las mujeres acumulan de media casi un contrato más al año (5,7) que los hombres (4,8).
CRECE EL PARO SUMERGIDO
Los datos de esta última encuesta muestra que como en 2015 se ha incrementado el paro sumergido, ya que hasta el 32,1 por ciento de los encuestados que no estaba trabajando tampoco estaban apuntados en los servicios de desempleo, frente al 26,8 por ciento del año anterior.
De esos, el 30 por ciento lleva más de un año sin ver a pacientes, lo que "tiene consecuencias en la salud de los españoles" cuando le toca hacerlo, según Gorria.
Además, la encuesta muestra como "el grueso de ese desempleo" se centra en una edad "delicada", entre los 40 y 60 años, y como el porcentaje del desempleo también es mayor entre las mujeres en cualquier rango de edad, duplicando e incluso triplicando el de los hombres.
Ante esta situación, los médicos buscan una alternativa en la sanidad privada, donde según la encuesta trabajan el 11,7 por ciento de los médicos de la pública con contratos "más precarios que los de la pública"; o en el extranjero, lo que han intentado entre 3.000 y 3.500 facultativos en los últimos 5 años. "Otra cosa es que luego se queden, y con qué condiciones", ha apuntado Rodríguez Sendín.
Otra opción para muchos médicos, en especial para los más jóvenes, es repetir la prueba de acceso al sistema de Médico Interno Residente (MIR) en busca de una nueva especialidad, como demuestra que el 15 por ciento de los encuestados sea residente por segunda vez o esté preparando el examen.