Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de la meretriz estrella en Inglaterra reconoce que se ha acostado con 150 de ellas

La doctora Brooke Magnanti. Foto: The Timestelecinco.es
Mr Magnanti, a los 60 años de edad, ha admitido que tras su divorcio pagó por mantener sexo con 150 prostitutas. Cuando su hija, Belle de Jour, la doctora que en su tiempo libre era señorita de compañía y que ha inspirado un blog, un libro y hasta una serie de televisión, lo descubrió tras el divorcio de sus padres decidió romper la relación con su progenitor.
Ahora su padre explica en declaraciones al Daily Telegraph que cree que el uso que él hizo de los servicios de estas mujeres pudo llevar a la doctora Brooke Magnanti ha ganarse un dinero extra como prostituta.
"No puedo decirlo con certeza hasta que no hable con mi hija pero supongo que mi hija llegó a la conclusión de que las prostitutas son buenas personas", relata Mr Magnanti. "Son personas con buen corazón y que han tenido problemas en su vida, con su familia, con la pareja o bien ha sufrido la violencia y su autoestima está por los suelos", añade.
Cuando Belle de Jour desveló su identidad este fin de semana tuvo unas palabras críticas para su padre. Lo describió como alguien que "ayuda a las mujeres".
Mr Magnanti explica que su divorcio, cuando la doctora Brooke Magnanti, empezó la universidad, fue muy duro para él. Entonces, "empecé a verme con prostitutas, con alguna mantuve relaciones estables; quería que dejaran las drogas y la calle". 
Este jardinero de Florida no quiere hablar de su relación con su hija. "Me rompió el corazón", sentencia para añadir que se sintió muy orgulloso de ellas cuando se doctoró. "Es muy inteligente".
Mr Magnanti asegura ahora que le habría gustado que las circunstancias hubiesen sido otras, aunque puntualiza que es su hija quien decide cómo vivir su vida.
 
EBP