Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los diez mexicanos retenidos en Pekín se quejan de falta de información de las autoridades médicas

Los diez ciudadanos mexicanos que se encuentran en un hotel de Pekín aislados y sin síntomas de gripe AH1N1 consideran que las autoridades sanitarias chinas les deberían dar explicaciones de por qué les retienen, dijeron hoy a Efe.
La misma queja tiene el embajador de México en China, Jorge Guajardo, ante la falta de información sobre los criterios y el proceso que llevan a las autoridades sanitarias a aislar a ciudadanos mexicanos, hayan llegado o no en el primer vuelo de Aeroméxico en tocar tierra china desde el brote de la gripe AH1N1.
"La información que nos van dando a cuentagotas cambia cada minuto a pesar de que batallamos para extraérsela. Lo último es que han comunicado al cónsul en Cantón que aislarán a todas las personas que hayan permanecido durante siete días en México", dijo Guajardo.
"No hay uniformidad de criterios para saber a qué atenernos e informar al pueblo mexicano", concluyó Guajardo.
El economista Carlos Dorman agradeció, en nombre de los diez ciudadanos mexicanos aislados en el hotel, el apoyo del embajador y de su equipo.
"Gracias a él nos trasladaron a este hotel desde el hospital de enfermedades infecciosas al que nos llevaron y donde debimos pedirles mascarillas pues temíamos agarrar algo mientras quienes se ocupaban de nosotros estaban súper protegidos", manifestó Dorman.
Este economista, su esposa Josebe Echeverría y sus hijos Andrea, Josebe y Alberto, fueron obligados el 1 de mayo de madrugada a abandonar el hotel al que habían llegado desde el aeropuerto.
"En una ambulancia y seguidos de 3 vehículos con todo el personal forrado como astronautas, nos llevaron al hospital de enfermedades infecciosas y sacaron muestras con un hisopo de la garganta", relató.
Con el ánimo "a la baja" a medida de que pasan las horas, "mi esposa y los niños han pasado del enojo a la tristeza y al llanto", no comprenden aún cómo un viaje que se presentaba como un sueño, hacia la cultura tradicional y al progreso chino se convirtió en una pesadilla.
"Los niños no paran de preguntar cuándo vamos a visitar la Gran Muralla. Hoy solamente una funcionaria china nos ha dicho que como mínimo estaremos aquí hasta el 6 de mayo, Aparte de eso no sabemos nada", señaló Dorman a Efe
La familia había llegado el 30 de abril a Shanghai en el vuelo AM908 de Aeroméxico y luego viajó con Air China a Pekín.
Pero no todos de los aislados en Pekín llegaron en ese vuelo como Mirna Berlanga, también de Ciudad de México, que llegó a la capital china desde Houston (EEUU) en un vuelo de Continental con el propósito de viajara a la Feria de Cantón.
"Fue imposible. El equipo que subió a bordo del avión al aterrizar, me hizo descender junto a otros 2 mexicanos, Gustavo que regresaba desde Nueva Jersey a su trabajo en China y Carlos, de Ciudad Acuña Cuáguila y que iba a incorporarse el lunes", dijo hoy a Efe.
"Era una situación tan extraña, que nos bajaran porque teníamos pasaporte mexicano. También a un joven estadounidense que dijo que hacía 2 semanas tuvo tos. Pero, lo peor es que nos tuvieron en una unidad móvil sobre la pista, con las puertas cerradas, sin poder abrir las ventanas, sin agua ni baño durante 5 horas", añadió.
"Si tenían tanto miedo a la eventual llegada del virus no deberían habernos dado visado o (habernos) advertido algo, pero hasta ahora a mi solamente me han tomado la temperatura pues vine directamente al hotel", añadió Mirna.
"Yo iba a ir a Cantón, perdí todas mis conexiones y los vuelos. Es una arbitrariedad, por una parte envían mascarillas a México y por otro no nos dan ni una explicación", concluyó.