Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de dos mil porteros se examinan en Madrid

Entre los que se examinaban había también cierto escepticismo, como era el caso de Jesús, que a sus 18 años ya ha sido portero en diferentes locales de ocio y ahora ha tenido que dedicar "un par de horas al día" a prepararse este examen para poder seguir trabajando aunque, a su juicio, solo es "una manera de sacarnos 60 euros de las tasas", ya que "muchos no lo pasarán por tener antecedentes".
Los congregados en la Facultad de Derecho daban un último repaso a los apuntes, que en su mayoría se habían "bajado" de internet.
Los aspirantes se han sometido a un test sobre derechos y deberes fundamentales de la Constitución Española, nociones básicas de delitos contra las personas, la omisión del deber de socorro, atentado o falta de respeto a la autoridad y delitos contra la salud pública, y además han tenido que pasar una prueba psicológica y acreditar que no poseen antecedentes penales.
Algunos aspirantes tampoco estaban de acuerdo con que, según explica el temario, los porteros deban llamar a la Policía y no puedan "sacar ellos mismos" a la calle a quienes causen problemas, mientras que otros se quejaban de tener que aprender nociones de "derecho e incendios".
Sólo un 20% de los porteros
Para el gerente de la Academia de Policía Local de la Comunidad, Agustín Carretero, el bajo porcentaje de personas que se han presentado a examen (solo alrededor del 20 por ciento de los porteros madrileños) podría deberse a que "muchos pensarán que podrán presentarse a las siguientes convocatorias".
Hace dos meses el Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de Madrid, Francisco Granados, estimaba que a estas pruebas se presentarían unas 15.000 personas, pero finalmente no han llegado ni a 3.000 y de ellos, 174 fueron excluidos previamente porque no reunían los requisitos básicos establecidos: ser mayor de edad, tener la nacionalidad de algún estado de la Unión Europea, poseer permiso de residencia y de trabajo y carecer de antecedentes penales.
En unos días se sabrán los resultados del examen que determinará quienes están capacitados para trabajar como portero de discoteca en la Comunidad de Madrid y pueden estar en posesión de la correspondiente acreditación oficial, que deberán exhibir a partir del próximo 5 de abril pues, de lo contrario, podrían ser sancionados con hasta 30.000 euros. 
Cataluña es la única comunidad española que hasta ahora exige acreditación oficial para trabajar de portero de discoteca.
La decisión de organizar este examen se tomó tras la muerte de un joven a la puerta de la discoteca "El Balcón de Rosales" de Madrid. El pasado mes de noviembre falleció Álvaro Ussía por la paliza que la propinó un portero.      
  LA