Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos mil vuelos suspendidos en los aeropuertos españoles

Los vuelos cancelados entre España y los países afectados por la nube volcánica de Islandia ascienden a 2.000 a las 20:00 horas de hoy. A pesar de la reapertura tras los cierres del fin de semana la operatividad no es total. El domingo se cancelaron 3.157 vuelos en todo el día.
Esta situación ha motivado que otros medios de transporte hayan aumentado su oferta, como es el caso de Renfe, que ha lanzado al mercado unas 2.500 plazas adicionales, de las que más de la mitad tienen como destino Barcelona para permitir la salida hacia el resto de Europa a aquellos viajeros que han quedado atrapados en los aeropuertos españoles.
Asimismo, las compañías aéreas han comenzado a programar vuelos especiales, tal y como ha hecho Iberia, cubriendo los trayectos entre Madrid y Moscú, Viena y Roma, o fletando autobuses para destinos de Alemania donde el tráfico aéreo está cerrado.
Los países de la UE han accedido a flexibilizar las restricciones del espacio aéreo, tras las críticas de las aerolíneas por las pérdidas económicas, que cuantifican por encima de las que se produjeron tras el 11-S, con una media diaria, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), de unos 150 millones de euros diarios.
Este cambio de planteamiento se produce en el quinto día de caos aéreo en Europa -con más de 80.000 vuelos cancelados y cerca de siete millones de pasajeros afectados-, que ha coincidido con una sustancial reducción de la emisión de cenizas del volcán situado al sur de Islandia.
División en tres zonas
La flexibilización de las restricciones, acordadas en colaboración con la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol), establece la división del espacio aéreo en tres zonas.
José Blanco, ministro de Fomento de España -que detenta la presidencia este semestre de la UE- explicó que la primera de estas zonas es aquella que se encuentra en el núcleo central de las emisiones y que en ella se mantiene la restricción absoluta.
En la segunda zona, donde se aprecian restos de cenizas, las operaciones se harán de manera coordinada por las autoridades de los estados miembros; mientras que en la tercera, no afectada por las emisiones, no habrá restricción de ningún tipo a las operaciones.
Eurocontrol espera que este martes despeguen entre el 40 y el 45 por ciento de los vuelos previstos en el espacio aéreo europeo, frente al 30 por ciento de hoy, según dijo un responsable de la agencia europea.
Antes de la decisión de los países de la UE, la Comisión Europea negó que el cierre del espacio aéreo en Europa haya sido una decisión "irracional".
"Todas las decisiones tomadas hasta ahora se han basado en las directrices de seguridad de la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO)", recalcó en rueda de prensa el comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, quien subrayó que se trata de un "acontecimiento sin precedentes".
Por esa razón, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, aseguró que el Ejecutivo de la UE está preparado para aprobar medidas similares a las adoptadas tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, con el fin de permitir que los estados miembros concedan ayudas a las aerolíneas afectadas.
"Estamos preparados para aprobar un marco similar al del 11-S, que permitiría conceder ayudas estatales para cubrir el coste directo de las consecuencias del evento y los sobrecostes de seguros de las aerolíneas", dijo Almunia.    LA/EBP/BQM