Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 2,5 millones de personas han firmado alguna de las 50 peticiones registradas en 'Change.org' sobre el cáncer

Más de 2,5 millones de personas han firmado alguna de las 50 peticiones registradas en la plataforma 'Change.org' relativas al cáncer y agrupadas bajo el lema 'Nosotros podemos. Yo puedo'.
En concreto, más de 375.500 personas han apoyado una petición para conseguir que la Junta de Andalucía ayudase a financiar el proyecto de investigación contra el cáncer de la Universidad de Granada, que se encontraba paralizado por falta de fondos.
Asimismo, más de 114.000 firmas han sido necesarias para que Silvia, una especialista del Ejército, fuera readmitida tras padecer un cáncer de pecho que le supuso un arresto domiciliario y una acusación de "fingir una lesión" por parte de su capitán. Gracias a la petición de Basi, madre de Silvia, se consiguió que el Ministerio de Defensa abriera una investigación sobre la actuación del capitán y readmitiese a Silvia en el Ejército.
También, 162.500 personas han conseguido que el Ministerio de Sanidad concediese una plaza en la unidad de daño cerebral infantil del Hospital Niño Jesús de Madrid a Diego, un niño de 11 años con cáncer cerebral. El 14 de enero de este año, la Consejería de Sanidad de Madrid contactó con la familia y se comprometió a solucionar la situación de Diego.
OTRAS PETICIONES
Por otra parte, más de 88.000 firmas se han sumado ya a la petición de la Asociación Voz para la Oncología Infantil, que solicita al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que cree una Comisión Nacional contra el Cáncer Infantil para tratar a los menores que sufren esta enfermedad.
Además, más de 106.500 personas han apoyado la petición de tres hermanos valencianos, que solicitaban a la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana que no negase el tratamiento para el cáncer a su padre, Antonio. "Desgraciadamente", y a pesar de los meses de lucha por conseguir un tratamiento para su padre, Antonio falleció antes de poder conseguir el tratamiento que los médicos recomendaron para él. La Consejería de Sanidad Valenciana le denegó el tratamiento hasta en dos ocasiones alegando "motivos económicos".