Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Defensa israelí niega un acuerdo con Hamás para liberar a Shalit

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak (i), asiste hoy a la reunión semanal del consejo de ministros, en Jerusalén (Israel). Barak negó hoy las informaciones difundidas en los últimos días sobre un supuesto acuerdo con Hamás para la liberación del soldado Gilad Shalit, secuestrado hace tres años por milicias palestinas de Gaza. EFEtelecinco.es
El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, negó hoy las informaciones difundidas en los últimos días sobre un supuesto acuerdo con Hamás para la liberación del soldado Gilad Shalit, secuestrado hace tres años por milicias palestinas de Gaza.
"La información publicada en los medios es incorrecta y puede que incluso sea dañina", dijo Barak antes de entrar a la reunión semanal del Consejo de Ministros, informó el diario "Yediot Aharonot" en su versión digital.
El pasado viernes, el diario israelí "Haaretz" aseguró, citando fuentes diplomáticas europeas y palestinas, que Israel y Hamás habían alcanzado un acuerdo la semana pasada para llevar a cabo un intercambio de prisioneros en los próximos días.
Según ese rotativo, el soldado Shalit sería transferido en breve a Egipto a cambio de la liberación mujeres, adolescentes y miembros del Gobierno y parlamento palestinos presos en Israel.
Shalit fue capturado en junio de 2006, cuando tenía 18 años y desde entonces no ha sido visitado por representantes de ninguna organización de derechos humanos.
Con la ayuda de mediadores internacionales, su familia ha recibido en este período tres cartas suyas y un vídeo.
La semana pasada se cumplieron tres años de la captura de Shalit, aniversario que dio lugar a la multiplicación de manifestaciones y protestas en Jerusalén y en la frontera con Gaza para exigir al Gobierno que negocie su inmediata liberación.