Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Educación dice que no cree en la repetición, "no produce buenos resultados"

El ministro de Educación, Angel Gabilondo, durante una entrevista con Efe en la que afirma querer el apoyo mayoritario del Parlamento, incluido el del PP, para sacar adelante una modificación parcial de la Ley Orgánica de Educación (LOE), pero matiza que el respaldo del principal partido de la oposición no es indispensable para una reforma legislativa. EFEtelecinco.es
El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha dicho que no cree en la repetición, "no produce buenos resultados", pero que con esto no defiende "que uno pueda suspender todas y pasar" de curso.
El ministro ha añadido, en declaraciones a EFE, que hay que "pensar seriamente en cómo ayudar más a los estudiantes" y que no ve con claridad que sea bueno incentivar una y otra vez la repetición, "es cantera de abandono".
Para Gabilondo "sólo se puede avanzar personalmente en la vida si uno se esfuerza y se exige a si mismo".
La repetición está en la clave de la desmoralización y el desanimo de muchos estudiantes que hasta por edad se ven desarticulados, ha añadido el ministro que ha propuesto "hacer procesos de recuperación y de atención personalizada a los estudiantes, y no entender que la repetición "es un himno a la falta de esfuerzo y de exigencia".
Gabilondo ha planteado abrir un diálogo sobre formas innovadoras de enseñar y de aprender, de formas de evaluación, de seguimiento, "si vamos a hacer un sistema de Bachillerato en vez de hablar tanto de cuántas tiene que aprobar uno para ver si repite".
Ha añadido que es imprescindible la flexibilidad y la apertura del sistema educativo y que va a hablar de ello con los agentes sociales y con la comunidad educativa, para ver qué "tipo de flexibilidad" se le va a dar al sistema, "lo vamos a hablar, lo vamos a pensar juntos".
Se ha referido al carácter "orientador" y a la cierta "opcionalidad" del último curso de ESO, que permite la Ley Orgánica de Educación (LOE), y ha señalado que de lo que se trata es de que "en esa edad puedan elegir", que haya "flexibilidad".
"Seguir el espíritu de la LOE e ir un poco más lejos de flexibilidad y opcionalidad" puede servir para que abandonen menos el sistema educativo, "no queremos maquillar las estadísticas queremos modificar la realidad", ha dicho el ministro.