Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miradas que llegan al alma

Hace 20 años, un psicólogo descubrió que mirar cuatro minutos a los ojos nos acerca más a alguien, más que cualquier otra cosa. Eso es lo que ha comprobado la ONG Amnistía Internacional con un conmovedor experimento. Han puesto frente a frente a europeos y refugiados. Sin palabras, solo miradas.

Tras los primeros nervios, había más ganas por saber del otro, por conocer esos sentimientos que no se pueden controlar, por descubrir y compartir vidas tan distintas.

Y es que todas a esas personas que huyen de su país con una maleta cargada de dolor se las puede entender simplemente con una mirada.

La conclusión es clara: Se sea de donde se sea, todos somos iguales, con sueños, amores y sufrimientos, con su propia historia vivida y por vivir.