Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi la mitad de los ciclistas fallecidos en ciudad tenían más de 65 años, según un estudio

Un estudio elaborado por RACE y Libery Seguros ha determinado que casi la mitad de los ciclistas fallecidos en zona urbana eran usuarios de más de 65 años.
Este dato viene a corroborar que el ámbito urbano es el lugar más peligrosos para este colectivo. El trabajo apunta que casi el 40 por ciento de los muertos por siniestros viales en ciudad corresponden a ese rango de edad.
Si se tiene en cuenta a la población senior, el ratio de víctimas por accidente de tráfico por millón de habitantes alcanza la cifra de 56,6, frente al 37,6 obtenida para la población entre 30 y 64 años, 1,5 veces superior. Y si se estudian las cifras de conductores fallecidos en turismo por millón de habitantes en España, el ratio de mortalidad senior llega a la cifra de 44,5, frente al 15,5 de la población mayor de 30 años, lo que supone tres veces más.
Los responsables del estudio han explicado que, tanto en las estadísticas generales de accidentes como en los estudios de siniestralidad de conductores, los mayores de 65 años superan la media del resto de grupos de edad, lo que hace que sean especialmente vulnerables.
NUEVA CAMPAÑA POR LA BICICLETA
Ante esta situación, RACE y Liberty Seguros proponen mejorar su formación y su conocimiento de los riesgos por tipo de movilidad. Por ello han iniciado una campaña, que se inició en 2013, y que ahora se amplía con nuevas modalidades de transporte.
Así, destacan que los atropellos en este colectivo se han reducido un 22 por ciento en 2014 respecto al año anterior, como también se ha producido una bajada del 5 por ciento de los fallecidos senior por accidente de tráfico en el entorno urbano. Sin embargo, ahora preocupa la aparición de un nuevo tipo de siniestro, que está demostrando su especial lesividad entre los mayores de 65 años y que es el uso de la bicicleta.
"El perfil del senior está cambiando, sus hábitos de movilidad están variando, y por lo tanto, la formación en este grupo debe adaptarse", apuntan los organismos. Con el objetivo de conocer el perfil de la movilidad senior, DUCIT, el Observatorio Español de conductores ha analizado algunos aspectos de este grupo de edad.
Como conductores, casi el 90 por ciento de ellos se definen como buenos al volante, y con una actitud notable a la hora de enfrentarse ante una situación peligrosa que pueda surgir en la carretera. Además, creen que por su experiencia y con los kilómetros recorridos, no necesitan una formación añadida que les muestre los riesgos viales.
Se sienten confiados al volante, aunque la estadística muestre un aumento del riesgo. Por antigüedad del parque, el 43,5 por ciento de los mayores de 65 años conducen vehículos que superan los 10 años de antigüedad, y solo un 18 por ciento de los automovilistas preguntados en este grupo de edad tiene previsto cambiarlo en un futuro próximo. Por lo tanto, con un parque móvil tan antiguo, en caso de accidente las posibilidades de perder la vida se duplican.