Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una modelo muestra los cambios físicos que provoca el cáncer

modelo cáncer, Mieko Rye,telecinco.es

Mieko Rye ha sido modelo profesional durante los últimos 20 años. Ella ha vivido de su belleza, de su cuerpo, pero después de ser diagnosticada de un cáncer de pecho en estadio tres su vida ha cambiado. Rye cuenta este desafío de enfrentarse a los cambios en su imagen, a la pérdida del pelo al punto de que no podía mirarse en el espejo. Ahora, sin embargo, quiere mostrarse para ayudar a otras mujeres que pasan por lo mismo.

"Me proponía cepillarme los dientes sin dedicarle un segundo a mirarme. No quería perder tiempo en eso, porque no era bonito. Ya es difícil sentirlo, pero peor es verlo", ha contado Mieko Rye sobre su experiencia.
Con los meses, la modelo ha aceptado que no es tan malo. Se ha inspirado a posar para esta sesión de fotos, mientras lucha contra el cáncer. El objetivo es compartirla con otras mujeres en su situación, para que aprendan a amarse a sí mismas.
Rye ha contado al ABCNews lo difícil de acostumbrarse a su nueva apariencia. "Cuando sueño, todavía me imagino con el pelo, las cejas y las pestañas. Todavía sueño cómo era antes de la quimioterapia."
Sus fotos y sus comentarios en su perfil en Facebook revelan la lucha de una mujer que se ha crecido ante la enfermedad en un reencuentro consigo misma.
"Con el Cáncer viene una destrucción. Sin embargo, también me ha dado la oportunidad de reconstruirme desde adentro hacia afuera. He botado lo que no era necesario y que honestamente, ha impedido mi crecimiento.
Estar vivo es esencialmente estar sola, y estoy de acuerdo con eso… Porque me encanta y disfruto de la mujer en que me he convertido. Así que cuando digo que estoy sola, quiero decir que estoy libre de un hombre, de una carrera, del papel, o el título al me me aferré en el pasado para definirme. Mi felicidad no depende del amor, la confianza, la lealtad o la aprobación de otro.
Soy simplemente Mieko. No tengo nada que ocultar. Tengo cáncer de mama en etapa 3 y nunca me he sentido más hermosa en toda mi vida."