Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Sople aquí", la respuesta de un motorista con los genitales en la mano a un policía le cuesta nueves meses de cárcel

"Sople aquí", la respuesta de un motorista con los genitales en la mano a un policía le cuesta nueves meses de cárcelEFE

Un juez gallego ha condenado a un hombre a nueve meses de prisión y otros 15 de pérdida del carné por enseñarle los genitales a la policía local de La Coruña y decirles "sople aquí" cuando le requirieron hacerse la prueba de alcoholemia. El sujeto acababa de darse a la fuga tras recibir el alto de los agentes alertados por su escaso control del vehículo.

Los hechos ocurrieron en mayo 2015 y fueron recogidos por La Voz de Galicia. Ahora su caso ha sido visto por un juez y sobre el acusado ha caído una dura condena agravada por su reincidencia.
El atestado policial no deja lugar a dudas. De madrugada, agentes de la Policía Local de La Coruña observaron cómo un hombre intentaba subirse a una moto con evidentes síntomas de estar ebrio. Tras darle el alto, el motorista se dio a la fuga iniciado una carrera por las las calles de la ciudad saltándose semáforos en rojo, preferencias de paso o límites de velocidad hasta que perdió el control del vehículo cayendo al suelo.
Interceptado por los agentes se enfrentó a ellos con insultos y amenazas y diciéndoles que "cuando esté libre, voy a por vosotros y os abro la cabeza".
Cuando se le sometió a la prueba de alcoholemia, el hombre se limitó a sujetar la boquilla entre los labios negándose a soplar por lo que los policías le exigieron que lo hiciese bajo apercibimiento de graves consecuencias.
La reacción del ahora condenado fue la de bajarse los pantalones, enseñar al agente sus genitales y decirle "sopla aqui". Tras advertirle que de no deponer su actitud lo llevarían ante el juez volvió a responder que "entonces también puede venir el juez a soplar aquí", en referencia a sus genitales.
Este no ha sido el único episodio que esta persona ha protagonizado en circunstancias similares. Su pena ha sido agravada por el juez tras comprobar que un mes mas tarde volvió a ser detenido mientras conducía borracho su moto e insultar a los agentes.