Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro muertos y varios desaparecidos por la ruptura de una represa en Brasil

Al menos cuatro personas murieron hoy y un número indeterminado está desaparecido como consecuencia de la ruptura del paredón de una represa en Cocal da Estaçao, municipio del estado brasileño de Piauí (nordeste), informaron hoy fuentes oficiales.
La Defensa Civil de Piauí confirmó la muerte de cuatro personas, dos ancianos y dos adolescentes, que fueron arrastrados por la pared de agua que brotó de la represa agrietada.
El número de desaparecidos es "impreciso" y solo será calculado después de una reunión de la Defensa Civil con la Policía Militar y el Cuerpo de Bomberos, que ya han rescatado a decenas de víctimas inicialmente dadas como desaparecidas.
La violenta salida de las aguas por la enorme grieta de 50 metros que se abrió el miércoles en el muro de la represa de Algodones 1 inundó una extensa área en el norte del estado de Piauí y destruyó cerca de 500 viviendas.
La tromba de agua, que prosiguió por varios kilómetros el curso del río Pirangi, también destruyó todas las plantaciones a su paso y causó la muerte de cientos de animales de corral, principalmente cabras, cerdos y vacas.
"Fue un verdadero tsunami", afirmó el gobernador de Piauí, Wellington Dias, tras sobrevolar en la mañana de hoy las áreas afectadas.
La ruptura de la represa fue provocada por las fuertes lluvias que caen en las regiones norte y nordeste de Brasil desde hace cerca de un mes y que ya han dejado al menos 46 muertos y unos 400.000 desalojados en 407 municipios.
Cerca de 2.500 familias que viven en áreas rurales de Cocal da Estaçao y en municipios vecinos recorridos por el río Pirangi tuvieron que abandonar sus viviendas y buscar refugio en áreas más elevadas.
Muchas ya habían abandonado la región debido a que hacía dos semanas el Gobierno regional había alertado sobre la posibilidad de una ruptura del paredón, pero algunas regresaron en los últimos días ante la reducción de las lluvias.
"El agua que tenía que salir ya salió, y ahora estamos en la fase de identificar a las familias que quedaron aisladas y a las que ya fueron trasladadas a locales más altos", aseguró el secretario de Defensa Civil de Piauí, Fernando Monteiro.
La represa de Algodones, que amenazaba con romperse desde hacía varios días, tenía capacidad para 52 millones de metros cúbicos.
Las autoridades de Piauí decidieron aislar un área a 10 kilómetros a la redonda de la presa y trasladar a todos los habitantes de la región a zonas elevadas en Cocal da Estaçao, un municipio de unos 24.000 habitantes ubicados a 226 kilómetros de Teresina, la capital regional.
Las familias que quedaron aisladas tanto en Cocal da Estaçao como en Buriti dos Lopes, en donde el río Pirangi desemboca en el Parnaíba, han sido retiradas con la ayuda de embarcaciones y helicópteros por policías, militares y bomberos.
El suministro de energía eléctrica para todo Cocal da Estaçao fue suspendido como medida preventiva.