Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de mujeres que tienen miedo a conducir en España duplica al de hombres, según la Fundación Mapfre

El número de mujeres que sufren en España amaxofobia, un tipo de fobia caracterizada por miedo a conducir, es casi el doble que el de hombres que padecen este trastorno, según un estudio del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre que analiza este síndrome.
En España, aproximadamente 8,5 millones de personas (el 33 por ciento de la población con carné de conducir) reconoce tener miedo a conducir en ciertas circunstancias relacionadas con el mal tiempo, la densidad del tráfico, nocturnidad y en trayectos nuevos, entre otros factores.
No obstante, el número de personas para las que ese miedo es tan grande, que les impide conducir, lo que se conoce como 'amaxofobia incapacitante', es menor, de alrededor de 1,5 millones de personas (el 6 por ciento del total de conductores). Dentro de este grupo, hay una importante distinción entre hombres y mujeres.
Así, la mayoría de los afectados son mujeres mayores de 40 años que han sufrido o presenciado un accidente de tráfico grave, según los expertos. La amaxofobia también la sufren los hombres, aunque en un porcentaje mucho menor, a una edad más tardía (a partir de los 60 años) y siempre por aspectos relacionados con la limitación de sus capacidades.
La amaxofobia suele afectar asimismo a personas que tienen miedo por la falta de control, que son inseguras y que sufren estrés y depresión habitualmente. Personas muy responsables, autoexigentes, perfeccionistas, con necesidad de que alguien se ocupe de ellas, y a quienes les gusta tener todas las variables posibles bajo su control, incluida la conducción.
Este tipo de personas se caracterizan porque a la mínima sensación de riesgo prefieren no conducir y ponen cualquier excusa para no salir de casa, lo que les convierte en personas muy dependientes y acostumbradas a cambiar de planes continuamente.
En consecuencia, se sienten frustradas, tristes, impotentes y con la autoestima baja, especialmente porque no entienden por qué sufren este miedo y no saben cómo superarlo. Por el contrario, las personas que sufriendo este trastorno, se ven obligadas a ponerse al volante, lo hacen siempre con ansiedad, nerviosismo, taquicardias y sudoración en las manos.
Además, buena parte de las personas que sufren de amaxofobia tiene el carné de conducir desde hace más de 15 años, no conduce con frecuencia, y reconoce que comenzó a tener miedo al ponerse al volante a los pocos años de obtener el permiso. También suele presentarse en personas que han dejado de conducir durante un periodo de tiempo y que padecen otras fobias, como miedo a volar o a permanecer en espacios cerrados.
Más de la mitad de las personas con amaxofobia conduce de forma esporádica, realiza los mismos recorridos y se impone ciertas limitaciones, como no conducir sin acompañante, por autopista o autovía, con mucho tráfico o por la noche.
UN MIEDO CON TRATAMIENTO
Al igual que otras fobias, el miedo a conducir también se puede tratar y superar, y el primer paso para hacerlo es reconociéndolo ante familiares y amigos, según señala el director general del Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Julio Laria, quien subraya que, con el tratamiento adecuado por parte de un psicólogo especializado en fobias, la amaxofobia se supera y estas personas pueden volver a conducir en poco tiempo.
Otros consejos básicos para superar este miedo son: ponerse en manos de un profesor de autoescuela o de familiares para ganar confianza en la conducción y solicitar tratamiento psicológico cuando se sufre un accidente. Recibir la ayuda conveniente para superar el estrés postraumático cuando se ha sufrido, presenciado o perdido a un ser querido en un accidente de tráfico, también contribuye a ganar la batalla a la amaxofobia.