Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres con mayor nivel socioeconómico afirman tener una sexualidad más satisfactoria

Investigadores de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) han analizado la influencia de diversos factores socioeconómicos sobre los resultados de la primera Encuesta Nacional de Salud Sexual de España, de la que sacan en conclusión que los factores socioeconómicos afectan a la satisfacción sexual, siendo las mujeres de nivel alto las que dicen tener mejores relaciones sexuales.
Por el contrario, este análisis publicado en 'Annals of Epidemiology' y realizado con datos de 2009 analizados por el Centro de Investigaciones Sociológicas, demuestra que las personas de menor nivel socioeconómico declaran estar menos satisfechas sexualmente, lo que sucede especialmente en las mujeres.
Los datos muestran la población española está más satisfecha con las relaciones sexuales que tuvieron con una pareja estable (el 97% de los hombres y el 96% de las mujeres) que con una pareja esporádica (el 88% de los hombres y el 80% de las mujeres).
Además, casi un 90 por ciento de hombres y mujeres declararon estar muy satisfechas o bastante satisfechas con su vida sexual en general, y que un 95 por ciento estaba satisfecho con las relaciones sexuales que habían tenido durante el año anterior.
Gracias a la encuesta, para la que se realizaron 9.850 entrevistas, se han detectado desigualdades socioeconómicas y de género en prácticamente todas las dimensiones estudiadas. Las personas que tienen una posición socioeconómica más desfavorecida tienden a tener relaciones sexuales menos satisfactorias y menos seguras.
"Las personas de menor estado socioeconómico declaran estar menos satisfechas sexualmente, lo cual sucede especialmente en el caso de las mujeres, a las que parece influirles más dichos factores", explica a SINC Dolores Ruiz, autora principal del estudio.
En cuanto a la seguridad de las relaciones sexuales, un 77 por ciento de las mujeres y un 73 por ciento de los hombres declaró haber usado anticoncepción habitualmente con su pareja estable durante el último año, mientras que en el caso de las relaciones sexuales con una pareja esporádica estos porcentajes aumentaron a un 92 por ciento en el caso de las mujeres y un 86 por ciento en el caso de los hombres.
En este caso los factores socioeconómicos influyen tanto a hombres como a mujeres, y lo hacen en los diferentes momentos analizados y con los diferentes tipos de pareja. "Siempre aquellas personas con menor posición socioeconómica son las que hacen un menor uso de anticonceptivos", recalca Ruiz.
Respecto a las experiencias sexuales abusivas, más del 4 por ciento de hombres y el 6,5 por ciento de mujeres declararon haber tenido alguna relación sexual en contra de su voluntad a lo largo de su vida, y el 1,6 por ciento de hombres y el 6,1 por ciento de mujeres manifestaron haber sido abusadas sexualmente o violadas en algún momento de su vida.
"Aquí son también especialmente las mujeres de posición socioeconómica más baja las que sufren más experiencias sexuales abusivas. Es importante tener en cuenta que estas mujeres son también las que pueden tener más problemas a la hora de contactar con los diferentes organismos que pueden facilitarles ayuda", subraya la investigadora de la ASPB.
"Las personas que tienen una posición socioeconómica más desfavorecida tienden a tener relaciones sexuales menos satisfactorias y menos seguras, así como a sufrir más experiencias sexuales abusivas. Asimismo, las mujeres suelen sufrir más experiencias sexuales abusivas que los hombres y declaran haber tenido menor satisfacción sexual durante su primera relación sexual", añade.
Para el experto estos datos muestran que "es necesaria la implementación de políticas públicas que intenten reducir las desigualdades socioeconómicas y de género que hemos detectado en la satisfacción sexual, en el uso de anticonceptivos y en las relaciones sexuales abusivas de la población española".