Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de nuevas nanopartículas mejoraría la imagen médica en diagnóstico y tratamiento en EPOC

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) ha obtenido partículas extremadamente pequeñas que contienen un emisor radioactivo con una señal que es brillante en técnicas de imagen como la resonancia magnética (MRI), a la vez que pueden ser empleadas en otras técnicas de imágenes como es la tomografía por emisión de positrones (PET).
Miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, han presentado un proyecto que propone el desarrollo de unas nuevas nanopartículas en imagen médica con el objetivo doble de obtener diagnóstico y aplicar terapias en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
"Las particularidades de su núcleo hace que estas partículas consigan una mejora en la imagen y reduzcan su toxicidad. Además, se mantienen un largo tiempo en circulación en sangre, lo que las convierte en una plataforma ideal para el posterior desarrollo de sensores específicos", explica Ferrando Herranz quién presentará la nueva herramienta en las VII Jornadas de Formación que este centro organiza mañana y el viernes (16 y 17 de octubre) en Valladolid.
Este proyecto se presentará en el Espacio de Innovación organizado por la Plataforma de Transferencia Tecnológica del CIBERES dentro de las Jornadas de Formación de este centro junto a otras dos investigaciones.
Una de ellas, expuesta por José Ángel Lorente, investigador del CIBERES en el Hospital Universitario de Getafe, propone el uso de microRNA específicos como biomarcadores para obtener diagnóstico y terapias en el síndrome de distrés respiratorio agudo con daño alveolar difuso, una patología con una alta incidencia en las unidades de cuidados intensivos asociada con una gran mortalidad.
Los métodos actualmente disponibles para confirmarla son extremadamente invasivos y de alto riesgo. Con el uso de este método que utiliza la medición de expresión de ciertos microRNA, se pueden obtener precozmente prónosticos de una forma mínimamente invasiva y sobre todo permitir desarrollar tratamientos de una elevada efectividad para mejorar la función pulmonar.
Finalmente, en este Espacio de Innovación se presentará una metodología de control de calidad de la espirometría mediante un sistema en red desarrollado por el grupo del CIBERES que lidera Eduard Monsó en la Corporació Sanitària i Universitària Parc Taulí. La espirometría es el instrumento básico para valorar la función respiratoria, y por ello su utilización está ampliamente extendida.
La realización correcta de esta técnica requiere formación del personal sanitario y la incentivación del paciente, razones que dificultan su normalización y control de calidad. "El desarrollo de una metodología centralizada de examen de la espirometría en las áreas básicas de un territorio ha permitido sistematizar y normalizar la técnica en las áreas coordinadas por un hospital de referencia ", explica Monsó.