Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ex novio de Marta del Castillo confiesa que la mató con un cenicero

El ex novio de Marta del Castillo y un amigo de éste, detenidos el viernes, se derrumbaron en el interrogatorio de la Policía. El ex novio, Miguel Cárdaño, ha confesado haberla matado golpeándola con un cenicero. Después, un amigo, también detenido, le ayudó a deshacerse del cadáver.
Miguel Cárdaño ha reconocido que mató a la joven la misma noche de su desaparición, al parecer, golpeándola con un cenicero. Después, llamó a su amigo para que le ayudara a deshacerse del cadáver, que fue arrojado al río Guadalquivir desde un puente. La Guardia Civil busca el cuerpo, que puede haber sido arrastrado por las lluvias de los últimos días.
Miguel Cárdaño, ex novio de Marta, ha sido el primer sospechoso desde el inicio del caso. Así lo creía la familia y también la policía. Han tenido que pasar 21 días para que él y su cómplice, un amigo, se derrumbaran y confesaran.
El 24 de enero la joven quedó con Miguel, con el que hace un año había mantenido una relación de 2 meses, Una relación que nunca gusto a la familia. Miguel proviene de un entorno complicado: huérfano de madre, padre alcohólico y con antecedentes por robo desde los 16 años. Como el mismo declaró aquel día dejó a Marta en su casa a las 9 y media de la noche. Hasta hoy, ahí se perdía el rastro de la joven.
Ahora sabemos que, esa misma noche, Miguel volvió a por Marta. Tuvieron una discusión y la mató. Después llamó a su amigo, también detenido, para deshacerse del cadáver entre los dos. Lanzaron el cuerpo de Marta por un puente de la localidad de Camas.
Investigación
La policía interrogó dos veces a Miguel, tenían sospechas de que él era culpable pero faltaba la evidencia científica que no pudieron aportas la inspección de su vivienda, ni de su moto, ni del vehículo de un familiar que podrían haber utilizado esa noche.
Mientras proseguían las investigaciones, Miguel se refugió en la localidad de Camas en casa de los padres de su actual novia de 14 años, de etnia gitana y de la que espera un bebé. Pero los padres de la joven lo echaron del domicilio por las sospechas y la presión mediática. Durante esta última semana ha estado encerrado en su casa y este sábado lo ha reconocido todo.