Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez obliga a readmitir a una empleada del hogar despedida por estar embarazada

La Ley de Igualdad se aplica, por primera vez, al servicio doméstico. Un juez ha obligado a readmitir a una empleada del hogar que fue despedida por estar embarazada. La sentencia declara nulo el despido al apreciar una discriminación por razón de sexo, prohibida expresamente en la Ley.
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha expresado que "esta sentencia es ejemplar. Marca un hito histórico. Ni el embarazo ni la maternidad son causas de discriminación". La decisión judicial es aún más relevante ya que las empleadas del hogar no suelen tener contratos que las amparen.
Pueden ser despedidas sin indemnización ni previo aviso. "Toda la vida trabajando sin cotizar nada. Yo el día de mañana no tendré derecho a una jubilación", denuncia una empleada doméstica.
La nueva ministra de Igualdad deberá regularizar estar esta situación. Se pactará con empresarios y sindicatos la obligación de que se firme un contrato, se fije una jornada laboral y se cotice a la Seguridad Social cuando se trabajen, al menos, 20 horas. LLG