Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los oncólogos piden al Gobierno crear una red nacional de centros para impulsar terapias personalizadas

Oncólogos reunidos en la 'Jornada Plataformas Genómicas en Oncologías', organizada por la Fundación ECO, han solicitado al Gobierno la creación de una red nacional de centros para impulsar las terapias personalizadas a través del análisis de mutaciones genéticas.
Y es que, según los expertos, este tipo de terapias son el presente y el futuro en el tratamiento oncológico, pero precisan de un marco regulador que las propicie y las impulse. En este sentido, han asegurado que el primer paso es la creación de una red de laboratorios hospitalarios que facilite la realización de las pruebas genéticas y la determinación de las mutaciones.
"En la actualidad estos laboratorios existen en distintos centros hospitalarios españoles pero no están coordinados, lo que genera duplicidades, y además están financiados por la industria privada, lo que tampoco los hace homogéneos", ha explicado el jefe de Oncología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Alfredo Carrato.
Esta desregulación ocasiona que hasta un 20 por ciento de los enfermos que podría beneficiarse de terapias personalizadas no lo haga porque no puede acceder a un análisis genético. Ante esto, el presidente de la Comisión Científica de ECO, Eduardo Díaz Rubio, ha destacado la necesidad de crear una plataforma geográfica que ponga "orden" y propicie la "equidad".
Una regulación que, a juicio de los expertos, pasa por dar protagonismo a las sociedades científicas y aunar el trabajo ya realizado hasta el momento por oncólogos e industria farmacéutica a través de un marco legal facilitado por la Administración.
"Nos preocupa la cantidad de procedimientos que debemos poner en marcha para implementar la innovación en nuestros hospitales. Por eso solicitamos apoyo por parte de las autoridades sanitarias y que los biomarcadores sean reconocidos en la cartera de servicios de Sanidad", ha recalcado el presidente de la Fundación ECO, Carlos Camps.
De hecho, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) ya trabajan en este sentido, elaborando guías de consenso sobre biomarcadores y conformando grupos de trabajo para el contacto y coordinación con la industria farmacéutica. Y es que, además, tal y como ha informado el secretario científico de la SEOM, Javier Puente, estas organizaciones pueden colaborar con la Administración en el seguimiento de diversos fármacos, conociendo su uso habitual y su impacto en resultados de salud
IMITAR EL MODELO FRANCÉS
En concreto, las expectativas de los oncólogos españoles están puestas en lograr un modelo de trabajo similar al implantado en Francia, donde 28 centros de referencia son los encargados de realizar los test genéticos y donde los nuevos fármacos basados en biomarcadores tienen una rápida inclusión en la práctica clínica tras su aprobación por la Agencia Europea del Medicamento, además de contar con financiación finalista.
"Gracias al trabajo en red somos capaces de sistematizar los análisis moleculares y ofrecerlos a cualquier paciente se encuentre en el hospital que se encuentre", ha apostillado el profesor de oncología médica del ICO R. Gauducheau, el doctor Douillard.
Por otra parte, durante la jornada los especialistas han hecho un repaso a la situación actual de la medicina personalizada desde múltiples vertientes. En el plano científico, el jefe de Oncología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, Emilio Alba, ha subrayado la importancia de seguir ahondado en la búsqueda de dianas moleculares contra la enfermedad ya que, tal y como ha señalado, sólo con el bloqueo de una alteración no es suficiente por eso es importante apostar por tratamientos multidiana e intermitentes.
Asimismo, el jefe de Oncología del Hospital de Santiago, Rafael López, ha destacado las peculiaridades del modelo español y la aportación de la industria farmacéutica al desarrollo de las actuales plataformas de detección.
"Esto nos ha permitido contar con una implementación más rápida que si hubiera dependido de la Administración y buenos tiempos de respuesta. Por el contrario ha producido heterogeneidad entre centros y quizá que, en ocasiones, se pudieran generar otros réditos", ha señalado.
En el plano económico, el jefe de Oncología del Hospital de Salamanca, Juan Jesús Cruz, ha abogado por la mayor eficiencia de este tipo de terapias por encima de su coste asociado. "El impacto presupuestario de los fármacos moleculares es elevado, representa cada año cerca de 319 millones de euros, el 28 por ciento del gasto oncológico. Sin embargo, sus beneficios y su ventaja costo-efectiva es indudable", ha enfatizado.