Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncia que le dejaron una aguja en el abdomen tras operarla de apendicitis

Hospital Lucus Augustitelecinco.es

Un juzgado lucense tramita la denuncia de una mujer a la que le dejaron una aguja quirúrgica en el abdomen tras operarla de apendicitis en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA).

Según ha informado la Asociación del Defensor del Paciente, los hechos se remontan al 1 de Junio de 2014, cuando una joven paciente de 23 años de edad, P.C.R., vecina de Lugo, fue sometida a una operación quirúrgica por padecer una apendicitis aguda.
La ciugía se realizó en este hospital con la técnica de laparoscopia, y se señaló que, al alta hospitalaria, no hubo ningún incidente reseñable.
Meses después, la paciente acudió en varias ocasiones al servicio de urgencias del mismo hospital, por dolor abdominal inespecífico y otros episodios abdominales, sin que, tras la práctica de pruebas de imagen, "la paciente sea informada de lo sucedido en la cirugía previa".
En una de esas ocasiones, un facultativo, ante la persistencia del dolor, examinó una prueba de imagen previa y le comunicó a la paciente la presencia de un "oblito quirúrgico", concretamente la presencia de una "aguja de sutura en región abdominal a la altura de vértebras sacras".
En un TAC abdominal practicado posteriormente, en febrero de 2015, se determinó que la aguja quirúrgica estaba situada en el borde posterior del recto anterior derecho.
La Asociación del Defensor del Paciente ha explicado que a la paciente se le trasladó que "no tiene importancia, que es un material inocuo", extremo que ésta no se creyó empezando con "un cuadro de ansiedad que derivó en un trastorno adaptativo del que está a tratamiento".
NOTARON LA FALTA DE LA AGUJA
Relata la misma asociación que, cuando la paciente pidió explicaciones acerca de por qué no se le comunicó antes, "nadie fue capaz de explicarlo", hasta que pidió copia de la historia clínica, donde se señala que el día de la cirugía de apendicitis ya se había dado cuenta el equipo quirúrgico de que la aguja faltaba en el "contaje".
Según este mismo informe, los miembros del equipo médico "se pusieron a buscarla, pero no la encontraron", y "se decidió por parte de la cirujana responsable de la paciente no facilitar información a la paciente y a su familia", al parecer por "pleno convencimiento de que ese cuerpo extraño no iba a influir en absoluto y porque la valoración que hace una persona no quirúrgica es muy distinta al personal sanitario".
"Esta explicación es absurda", según ha señalado Cipriano Castreje, abogado de la paciente, porque "no tiene sentido no informar al paciente de cualquier incidencia relevante de lo que en la cirugía haya acontecido, además de que debe figurar en el parte de alta hospitalaria".
Según la presidenta de la Asociación del Defensor del Paciente, aquí se está ante un "caso más" en el que el paciente "es lo de menos, se le minusvalora su capacidad de poder entender algo sobre su enfermedad y más aún se le ocultan datos de forma torticera que son relevantes para su salud".