Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco pacientes con hepatitis C de la Comunidad han sido atendidos antes de la comercialización del medicamento

Cinco pacientes con hepatitis C en Castilla y León han sido atendidos por Sacyl antes de la futura comercialización en España del medicamento para afrontar esta enfermedad, según ha informado este martes el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado.
"Nos hemos adelantado un poco", ha aseverado el consejero que ha explicado que en estos casos Sacyl ha adquirido el medicamento en el extranjero.
De este modo se ha pronunciado Sáez Aguado ante la pregunta de la procuradora socialista Mercedes Martín que ha pedido a la Junta que se comprometa a facilitar de forma inmediata los fármacos de nueva generación a las personas enfermas de Hepatitis C.
Sáez Aguado ha pedido en todo momento confianza en su persona y en su gestión y ha recordado su "apuesta clara" por el sistema de sanidad pública en Castilla y León respecto al que ha asegurado también la equidad de acceso.
El consejero ha asegurado también que la dispensación del nuevo fármaco se llevará a cabo a partir del 1 de noviembre, como se ha acordado con el Ministerio de Sanidad, tras la correspondiente negociación con los laboratorios farmacéuticos que lo han creado. En este sentido, ha considerado oportuna la negociación del Gobierno con las empresas para no poner en peligro la sostenibilidad del sistema por unos medicamentos que han pasado de 3.000 o 5.000 euros por paciente hasta los 50.000.
Por su parte, Mercedes Martín ha aprovechado la ocasión para cargar contra la ministra de Sanidad, Ana Mato, a la que se ha referido como "un peligro para la sanidad pública", por "meter la pata y no dar la cara". En este sentido, ha reclamado una respuesta por parte de la Junta ya que será la administración que tendrá que pagar los fármacos y decidir qué pacientes los reciben.