Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pacientes de Parapléjicos ya pueden jugar al tenis en silla de ruedas en el Hospital Nacional

Este viernes ha sido inaugurada la nueva pista de tenis en silla de ruedas del Hospital Nacional de Parapléjicos, un recurso puesto en marcha gracias al impulso y colaboración de la Fundación Emilio Sánchez Vicario y de la Fundación Mutua Madrileña.
El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha destacado la apuesta del Gobierno regional "por el deporte adaptado ya que contribuye a la rehabilitación integral de las personas con lesión medular, a su inclusión social y a mejorar su bienestar y calidad de vida", ha informado la Junta en nota de prensa.
Por ello, el consejero ha agradecido a los representantes de ambas entidades, el tenista Emilio Sánchez Vicario y el presidente de la Fundación Mutua Madrileña Lorenzo Cooklin, su implicación y su empeño para hacer realidad este proyecto.
El consejero ha explicado que "además de los aspectos psicológicos y de integración, durante el proceso de hospitalización el tenis en silla de ruedas aporta un gran valor clínico y fisioterapéutico, ya que mejora la resistencia global y la fuerza de los miembros superiores de los pacientes que lo practican".
"Todos somos conscientes de los beneficios que nos aporta la práctica deportiva en términos de mejora de la salud, del bienestar general, de la capacidad de superación o de autonomía personal, factores todos ellos que en el caso de las personas con discapacidad se convierten en fundamentales", ha asegurado.
En este sentido, Echániz ha mostrado su compromiso para que todas las personas con discapacidad tengan la oportunidad de practicar algún deporte. "En España hay más de un 9 por ciento de personas con discapacidad que pueden y deben practicar deporte en función de sus posibilidades, para mejora su rehabilitación, su bienestar y su calidad de vida", ha afirmado.
Asimismo, el titular de Sanidad y Asuntos Sociales ha destacado "la excelencia del Hospital Parapléjicos como un referente en la modernización de la sanidad de Castilla-La Mancha", ya que, como ha subrayado, los niveles de asistencia e investigación en lesiones medulares son actualmente un modelo a seguir en toda España.
HORARIO MÁS FLEXIBLE
Esta nueva pista de tenis, ubicada junto al nuevo edificio del Hospital de Parapléjicos, va a permitir que el programa de tenis adaptado de la Fundación Emilio Sánchez Vicario ofrezca un horario más flexible y disponga de un lugar específico para su práctica.
Hasta ahora se impartía en un espacio polideportivo compartido con otras disciplinas deportivas. La Fundación Emilio Sánchez Vicario, que preside el propio tenista, ha donado a la entidad hospitalaria sillas deportivas y material específico y ha puesto a su disposición un monitor que imparte clases dos días por semana de esta modalidad de deporte paralímpico.
Por su parte, la Fundación Mutua Madrileña recaudó 10.000 euros durante el Torneo Mutua Madrileña que se han unido a los 20.000 aportados a principios de año por esta entidad para hacer realidad esta pista de tenis.
TENIS EN SILLA DE RUEDAS
El tenis en silla de ruedas, deporte paralímpico desde 1992 El tenis en silla fue deporte de exhibición en los Juegos Paralímpicos de Seúl en 1988 y se convirtió en deporte Paralímpico en el año 1992, en los Juegos Paralímpicos de Barcelona.
Lo practican deportistas en silla de ruedas y en él se contemplan pruebas individuales y dobles, tanto de hombres como mujeres. Los partidos de tenis en silla de ruedas siguen las reglas del tenis tradicional y mantiene también los mismos niveles de precisión, estrategia y táctica.
La característica más destacable en el tenis en silla de ruedas es que se permite que la pelota pueda dar dos botes, siempre que el primer bote haya sido dentro de los límites de la pista. Este aspecto modifica las posibilidades de intervención sobre la pelota y da lugar a situaciones tácticas muy diversas.
Los orígenes del tenis en silla de ruedas vienen de Estados Unidos, y en concreto del deportista Brad Parks, que tras un accidente con resultado de lesión medular, observó en el hospital donde estaba ingresado a una persona jugando al tenis en silla.
Parks difundió el tenis en silla de ruedas por Estados Unidos y Europa hasta que se consiguió crear la Federación Internacional de Tenis en Silla de Ruedas (IWTF), que posteriormente pasaría a ser absorbida por la Federación Internacional de Tenis (ITF).