Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de la mitad de los pacientes con esclerosis múltiple sufre depresión en algún momento de su enfermedad

La esclerosis múltiple conlleva una fuerte carga emocional, además de física, que supone un impacto en la calidad de vida de los afectados, como demuestra que más de la mitad sufre algún episodio de depresión en algún momento de la enfermedad, que en España afecta a unos 46.000 pacientes.
Durante una jornada organizada por Biogen, con motivo del Día Mundial de la enfermedad que se celebra el 25 de mayo, diferentes expertos han destacado que este deterioro mental se asocia al curso degenerativo y progresivo de la enfermedad, que da lugar a un mayor riesgo de trastornos relacionados con la esfera sexual, el sueño o la función urinaria que agravan aún más la psicopatología del afectado.
"El diagnóstico de la esclerosis múltiple tiene un importante impacto emocional, familiar, laboral y social", ha destacado Silvia García de Sola, psicóloga del Centro de Rehabilitación de la Fundación Privada Madrid, que reconoce que al ser impredecible resulta especialmente estresante para el paciente y sus familiares. "No conoce cómo será el curso de la enfermedad, si habrá periodos de mejoría o de empeoramiento, ni en qué consistirán", ha explicado.
En el caso de la mujer el estrés emocional está especialmente ligado a su plan de familia, por la angustia y el miedo que plantea la maternidad, el momento del postparto o en qué situación se encontrará --a nivel físico-- para poder ocuparse y atender a sus hijos.
"Se corre el riesgo de aislamiento social o desórdenes emocionales que afecten a su esfera más social, por lo que debemos atenderlo con especial cuidado", ha explicado esta experta.
Además, trabajar con esclerosis múltiple puede suponer un verdadero desafío y más en un entorno laboral tan competitivo como el actual, en el que el paciente se siente inseguro e indefenso. De hecho, un alto porcentaje de pacientes abandona su puesto de trabajo siendo aún jóvenes.
"La esclerosis múltiple es la primera causa de discapacidad por enfermedad entre los jóvenes españoles", ha explicado Irene Bartolomé, coordinadora del Centro de Rehabilitación de la Fundación Privada Madrid, que reconoce que mientras que a algunos pacientes no les afecta nada o muy poco la enfermedad, otros tienen que cambiar de competencias, dejar su puesto de trabajo por otro e, incluso, solicitar una incapacidad laboral.
Las limitaciones físicas van desde problemas de equilibrio, dificultad para caminar o subir y bajar escaleras hasta problemas para manipular con las manos, y la rehabilitación desde las primeras fases de la enfermedad es clave para tratar de mejorar los síntomas cuando aún son leves y evitar así secuelas y complicaciones futuras.