Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 50% de los pacientes con esquizofrenia recaen al año de ser diagnosticados y el 80% a los cuatro años

El 50 por ciento de los pacientes con esquizofrenia recaen al año de ser tratados, el 80 por ciento a los cuatro años y, de ellos, el 85 por ciento sufre una recaída, según ha asegurado el responsable del servicio de Psiquiatría de la Estructura Organizativa de Gestión Integrada de Vigo, José Manuel Olivares.
El experto se ha pronunciado así con motivo de la celebración de I la 'Jornada Multidisciplinar en Salud Mental: Un compromiso con la Adherencia', organizada por Janssen, y que ha tenido como objetivo plantear nuevas soluciones para mejorar el cumplimiento del tratamiento y, por ende, mejorar el control de la enfermedad, permitiendo una mayor autonomía e integración del paciente en la sociedad.
Y es que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 450 millones de personas sufren trastornos mentales y alrededor de un millón se suicida cada año. Además, la carga social de la enfermedad mental en Europa supera a la de cualquier tipo de cáncer o patología cardiovascular.
En este sentido, los expertos han recalcado que los pacientes que sufren recaídas se ven expuestos, entre otros aspectos, a la pérdida de autoestima, generan resistencia al tratamiento, inciden en mayores gastos de asistencia y presentan mayor dificultad para conseguir los logros alcanzados previamente.
Además, tal y como ha apostillado Olivares, los periodos largos de recaída pueden tener un efecto negativo en la integridad cerebral, ya que con cada recaída existe un cambio progresivo en volumen cerebral, que afecta a la disminución de la materia gris, la cual se asocia a un empeoramiento de la función cognitiva.
"Si el paciente se implica en la toma de decisiones acerca del tratamiento, se pueden reducir el número de recaídas y mejoraría el pronóstico de la enfermedad", ha apostillado el especialista.
De hecho, según un estudio que evaluó la adherencia al tratamiento de 34.000 pacientes a lo largo de 4 años, el 61 por ciento de los pacientes presentó dificultades para mantener la adherencia al tratamiento y cada año, casi el 37 por ciento fue poco adherente.
El principal factor determinante de abandono de la medicación es la falta de conciencia de la enfermedad. Asimismo, por la especial idiosincrasia de la enfermedad, muchos pacientes con esquizofrenia no son conscientes de que están enfermos. En este sentido, el impacto de la falta de adherencia al tratamiento supone recaídas, hospitalizaciones, persistencia de los síntomas y desempleo o marginalidad, entre otras consecuencias.
"Las razones por las que los pacientes abandonan el tratamiento de la esquizofrenia son múltiples. Podemos dividirlos en factores relacionados con la enfermedad (síntomas, déficit cognitivos, falta de conciencia de estar enfermo), con el tratamiento (fármacos), efectos secundarios, instrucciones complejas, múltiples tomas relacionados con el ambiente familiar o incluso con el médico y el sistema sanitario (falta de continuidad en las asistencia)", ha zanjado Olivares.