Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 8 de cada 10 padres de hijos con discapacidad creen que estos no podrán trabajar en la empresa ordinaria

Casi 8 de cada 10 padres que tienen algún hijo con discapacidad (78%) creen que estos no podrán trabajar en el futuro bien por las barreras existentes en la empresa ordinaria bien por el elevado grado de afectación de su hijo, según el quinto Informe Discapacidad y Familia elaborado por la Fundación Adecco.
El estudio, basado en una encuesta realizada a 500 familias residentes en España, revela que el 61% de padres con hijos con discapacidad cree que estos no podrán trabajar en entornos laborales ordinarios, es decir, no protegidos, debido a la existencia de prejuicios y estereotipos. Por su parte, un 17% declara que no cree que su hijo pueda trabajar debido a su elevado grado de afectación.
La coordinadora del programa Plan Familia de la Fundación Adecco, Myriam Ganado, ha explicado que aunque se ha avanzado mucho en los últimos años, "muchas empresas siguen defendiendo la no contratación de personas con discapacidad" argumentando "falta de experiencias previas y desconocimiento de las capacidades de la persona con discapacidad".
También influye, según añade, "la sobreprotección de muchos padres hacia sus hijos con discapacidad, que presuponen que estos no pueden realizar ciertas tareas sin darles la oportunidad de demostrarlo, lo que sienta un precedente negativo de cara a su futura inserción laboral".
Por otro lado, de los datos se desprende que un 45% de los encuestados ya ha sentido estas barreras en el ámbito escolar, donde sus hijos "no pueden participar en igualdad de condiciones en las actividades educativas". Las principales mencionadas son las barreras arquitectónicas (70%), seguidas de las sensoriales (67%) y las psicológicas (55%).
UNA MEDIA DE 6.000 EUROS EN TERAPIAS
Además, el informe pone de manifiesto que las familias invierten una media de 6.000 euros en terapias y tratamientos para mejorar el desarrollo y calidad de vida de su hijo con discapacidad, una cantidad que puede aumentar hasta los 24.000 euros anuales si se trata de una discapacidad de tipo intelectual, según un informe de la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS).
En todo caso, realizan este desembolso porque consideran que estas terapias están repercutiendo muy positivamente en la evolución de sus hijos (96%). Si bien un 40% cree que son insuficientes y realizaría más tratamientos si se lo pudiera permitir.
La inversión que deben realizar estas familias contrasta con sus ingresos, ya que el 38% de los hogares en los que viven hijos con discapacidad se sustenta con un solo salario, en muchos casos, debido a que uno de los cónyuges decide retirarse del mercado laboral para poder ocuparse plenamente de su hijo, según apunta la Fundación Adecco.
Por otra parte, la encuesta revela que un 92% de estos padres asegura que tener un hijo con discapacidad le ha aportado valores hasta entonces desconocidos, como empatía, capacidad para relativizar, fuerza de voluntad, tolerancia o amplitud de miras.
La Fundación Adecco atiende a 1.398 personas con discapacidad a través del Plan Familia, programa para apoyar el desarrollo social y laboral de los familiares con discapacidad de los empleados de 222 empresas.