Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El clasismo en los vuelos aumenta la conflictividad entre los pasajeros

viajeros molestos, pasajeros molestos, vuelo avión, clase económicatelecinco.es

Los viajes aéreos son agotadores, se retrasan con frecuencia y los espacios son reducidos. Si a eso se le suma que existe una separación de los espacios entre primera clase y clase turista el estrés, puede ir en aumento. Es lo que revela un reciente estudio que asegura que las butacas de primera clase son un factor que aumenten los incidentes agresivos a bordo de los aviones.

El estudio realizado por la Universidad de Toronto halló que la existencia de puestos de primera clase en un vuelo provoca el aumento de pasajeros incontrolables que sufren episodios de  "rabia aérea", según publicó ABCNews
La autora del estudio, Katherine DeCelles, experta en comportamiento organizacional, asegura que solo la mención repetida de la cabina de primera clase, el cierre de las cortinas separadoras y el aviso informativo de que no pueden utilizar el baño de la pasajeros de clase preferente para provoca mayor frustración en el resto de los viajeros.
"Esto recuerda a muchos pasajeros que han pagado cientos de euros por esta experiencia" y encima se les niegan comodidades, ha afirmado DeCelles.
El estudio dejó claro que en los pasajeros de clase económica o turista son 3.8 veces más propensos a tener incidentes de rabia durante el vuelo.
Esta conflictividad es 12 veces mayor cuando todos los viajeros abordaron el avión a través del pasillo que les permite pasar a través del espacio de los pasajeros de primera clase.
Este comportamiento, según la experta, se explica porque "la gente es más proclive a actuar cuando se siente en una situación de privación y desigualdad".
Los investigadores encontraron que las expresiones de ira, y la intoxicación fueron más frecuentes en pasajeros de la primera clase, mientras que los arrebatos emocionales fueron más comunes entre los pasajeros de clase económica.
Los estudiosos monitorizaron más de 1.500 vuelos, pero sin revelar datos de las compañías, como nombres, ni entrar en contacto directamente con los viajeros.