Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A un paso del remedio contra el 'jet lag'

 "Ahora que sabemos cuál es la señal que deberíamos ser capaces de cambiar a fin de ayudar a las personas ", ha dicho el investigador Forger, profesor asociado de matemáticas y miembro del Centro para Medicina Computacional y Bioinformática de la UM. Hugh Piggins, de la Universidad de Manchester, asegura que han encontrado el camino para desarrollar un fármaco que pueda corregir el 'jet lag'.
El principal cronómetro del cuerpo reside en una región central del cerebro llamada núcleo supraquiasmático , o NSQ (SCN por su sigla en inglés). Durante décadas los investigadores han creído que es el ritmo con el cual las células del NSQ emiten pulsos eléctricos –más rápido durante el día y más lento en la noche—lo que controla el mantenimiento del tiempo en todo el cuerpo.
Los nuevos experimentos muestran que el viejo modelo está "completamente equivocado". El verdadero mecanismo de las señales es muy diferente: La señal de ritmo enviada desde el NSQ está codificada en una compleja pauta de disparos a la cual hasta ahora no se había prestado atención, según Forger.
El equipo británico recolectó datos sobre las pautas de disparos de más de 400 células de NSQ de ratón. Forger y Diekmann conectaron los datos experimentales con un modelo matemático que ayudó a probar y verificar la nueva teoría. Aunque el trabajo experimental se hizo con ratones, Forger dijo que es probable que el mismo mecanismo opere en los humanos.
Los nuevos descubrimientos acerca del metrónomo central del cuerpo también podrían, algún día, ayudar en los esfuerzos para el tratamiento de enfermedades influidas por este reloj interno incluidos el cáncer, el mal de Alzheimer y el trastorno bipolar, dijo el matemático Daniel Forger, de la Universidad de Michigan. CGS