Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peces que caminan, ¿un eslabón perdido de la evolución?

Pecestelecinco.es

La aparición de peces en tierra fue una transición crucial en la historia evolutiva. Ahora, los científicos han tratado de recrearlo en un experimento en el que 100 peces han sido criados en tierra desde su nacimiento.

Los científicos utilizaron un pez africano, el Polypterus, que tiene pulmones y puede ‘caminar’ entre piscinas, pero normalmente pasa toda su vida en el agua. Para sorpresa de los científicos, las criaturas sobrevivieron "felizmente" fuera del agua durante casi un año, lo que sugiere que las antiguas criaturas marinas pueden haber dado el salto a la tierra de forma más fácil de lo que se pensaba, señala el periódico The Australian.
Emily Standen, que dirigió el estudio en la Universidad de Ottawa, señala que "no pensaba 'Oh, Dios mío, vamos a matar a todos estos peces', sino que estaba preparada para tener a rescatarlos. En realidad estaban muy contentos".
Los hallazgos científicos están más cerca de responder a la pregunta de cómo, hace unos 400 millones de años, los peces evolucionaron en tetrápodos, la rama evolutiva que dio origen a los anfibios, reptiles, aves y mamíferos.
Standen y sus colegas recurrieron al Polypterus, un pez alargado con grandes aletas delanteras que vive en los ríos africanos pantanosos. Se asemeja a algunas variedades de peces que aparecieron en el registro fósil hace unos 385 millones de años, cuando los científicos creen que la transición crítica se llevó a cabo. Antes de ese momento, los océanos y los ríos tenían ecosistemas sofisticados, pero la vida en la Tierra la componían  sólo plantas e insectos. "Este es el momento en que llegan los peces que parecen que podrían haber coqueteado con estar en la tierra," explica Standen.
En el estudio, publicado en la revista Nature, los científicos criaron 100 de estos peces en un acuario especialmente diseñado con suelos mojados que mantenían el aire húmedo. Los peces no mostraron signos de estrés o malestar, según los científicos. Se alimentaban normalmente. Después de ocho meses, los peces con ‘base terrestre’ se compararon con un grupo de control de 50 que se había mantenido en agua.
Los peces criados en tierra daban pasos más rápidos, se deslizaban menos y mantenían sus aletas cerca de sus cuerpos. Cuando se movían, levantaban sus cabezas y se movían menos de un lado a otro. Los peces también mostraron cambios anatómicos, incluyendo torsos fuertes y un alargamiento por debajo de la cabeza, lo que podría interpretarse como el inicio de un cuello.
Curiosamente, los peces criados en tierra no eran peores nadadores, lo que sugiere que puede haber habido alguna conexión inicial entre ser un buen caminante y un nadador experto.
Hans Larsson, profesor asociado en el Museo Redpath, en Canadá, explica que "debido a que muchos de los cambios anatómicos están reflejados en el registro fósil, podemos plantear la hipótesis de que los cambios de comportamiento que vemos también reflejan lo que pudo haber ocurrido cuando los peces fósiles caminaron por primera vez con su aletas en la Tierra".