Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos médicas consiguen salvar la vida de un bebé gracias al uso de Whatsapp

Dos médicas consiguen salvar la vida de un bebé gracias al uso de WhatsappGTRES

Dos médicas argentinas han conseguido salvar la vida de una pequeña de un año y diez meses empleando la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp para ayudar a diagnosticar la enfermedad que padecía. Sus padres y su hermana, naturales de Argentina y residentes en la ciudad de Comodoro de Rivadavia, se encontraban con ella en un viaje vacacional a Punta Cana, Santo Domingo, y tuvo que ser hospitalizada nada más llegar. Sin embargo, el diagnóstico no fue acertado, puesto que desconocían que lo que en realidad padecía era 'síndrome urémico hemolítico'.

Todo comenzó con un viaje vacacional a Punta Cana, uno de los destinos preferidos para desconectar y disfrutar de las bellísimas playas de esta localidad situada al este de la República Dominicana. La familia de los Román, compuesta por Tamara Rial, su marido y sus dos hijas, –naturales de Argentina y residentes de la ciudad de Comodoro de Rivadavia, en este mismo país–, tomó con ilusión el vuelo destinado a huir de la rutina habitual cuando de pronto todo comenzó a torcerse antes de que tuviesen oportunidad de disfrutar de su escapada. Su bebé, la pequeña Federica, de un año y diez meses de edad, empezó a mostrar síntomas de diarrea en el avión.
Así, inmediatamente nada más aterrizar y llegar al hotel, habiendo empeorado su condición, solicitaron asistencia y pronto recalaron en una clínica de la localidad de La Romana, al sudeste de la República Dominicana.
Allí, inspeccionaron a la niña y le sometieron a diversas pruebas que derivaron en un diagnóstico que señalaba que debía tener amebas en el intestino, microorganismos que se alojan como parásitos y terminan por provocar úlceras y otras afecciones y trastornos estomacales, como la diarrea grave con presencia de moco y/o sangre en las heces.
De este modo, dado que la enfermedad diagnosticada la consideraron como habitual en Argentina, la propia Tamara, en declaraciones recogidas por LaNación, no le concedió gran importancia en un primer momento. "Le dije a mi marido que se fuera con Jazmín, mi hija mayor, pero al día siguiente Federica no se despertaba", explica.
Fue entonces cuando preocupada por la situación y por la falta de mejoría en los síntomas que presentaba su pequeña, habló con su hermano, residente en San Pedro, Argentina, y le contó lo que estaba pasando.
Así, éste, sin dudarlo se puso en contacto con dos pediatras de su región para consultarles y pedirles su opinión profesional al respecto del problema que estaba afectando a su sobrina.
Fue en ese instante cuando las médicas, Liliana Doldán y Francisca Urrutia les informaron de que, según su opinión, sospechaban que el problema no se trataba de amebiasis. Por este motivo, pidieron, a través de una comunicación por Whatsapp, que realizaran a Federica nuevas muestras de sangre y les devolviesen los valores y resultados arrojados tras la prueba.
De esta manera, determinaron que se trataba de 'Síndrome urémico hemolítico', una enfermedad que desconocían en el hospital del lugar y que se presenta como la primera causa de insuficiencia renal aguda en menores de 5 años y la segunda por la cual requieren un trasplante renal.
Causada por una bacteria productora de una toxina que suele estar presentes en ciertos alimentos contaminados e incluso en el agua, sus efectos pueden ser muy graves si no son tratados adecuadamente.
De esta manera, gracias a la rápida intervención a distancia y el 'feedback' que mantuvieron haciendo uso de la aplicación móvil, Federica fue trasladada a diversos hospitales del país hasta que finalmente lograron estabilizarla por medio de diálisis y transfusiones.
Tras ello, finalmente pudieron regresar a Argentina, donde la pequeña fue ingresada para ser sometida a un tratamiento intensivo en el 'Hospital Italiano'.
Fue allí donde finalmente la familia dijo adiós a los hospitales, aunque aún les quedaba una última parada por hacer: la más emotiva.
Tan pronto como fue posible se desplazaron para ver en persona y dar las gracias a las dos médicas que hicieron posible que la pequeña se haya recuperado sana y salva de un susto que pudo acabar en drama.
"Cuando nos vimos fue un abrazo increíble, fue como si nos hubiéramos conocido de toda la vida", sentenció Tamara, feliz y agradecida.