Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los peritos creen compatible la forma de ser de Mainar con su decisión de inculparse

Varios peritos psicólogos y psiquiatras han considerado hoy "compatible" la forma de ser del ganadero y guarda forestal Santiago Mainar con su decisión de inculparse por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, ya que lo consideró en un principio como un "acto de justicia popular".

En la séptima sesión del juicio por el crimen del alcalde, que se celebra en la Audiencia de Huesca desde el día 16 de noviembre, los psicólogos Devorah Calvo y José María Caballero han puesto de manifiesto que Mainar tiene un trastorno psicótico no especificado con un estilo de personalidad narcisista.

Esta forma de ser, a su juicio, es "compatible" con el hecho de que se haya autoinculpado de un asesinato no cometido, por un "deber ético" asumido por el acusado de que "tiene que salvar a otros" y por considerar que la muerte del alcalde es un "acto de justicia popular".

En este sentido, aseguran que da una importancia extrema a ideas de compromiso social o de obligación con la ciudadanía, se siente por encima de la gente que le rodea por ser más culto y más posicionado económicamente, y esto le lleva a desarrollar ese "acto heroico de dar la vida por otros", una actitud extraña, exótica, nada habitual o frecuente, según los expertos.

Otros dos peritos psiquiatras y forenses, Mariano Royo y Enrique Fernández, han dicho en la sala que en sus entrevistas con Mainar éste compara su decisión de autoinculparse con una cacería, la de un jabalí que "se destaca" para "que lo persigan los perros y llamar la atención de los cazadores para que se puedan salvar los otros, el resto de la manada".

Según estos peritos, el guarda forestal, único imputado por el crimen del alcalde, llega a decir que se siente "solidario" porque "la muerte del tirano es justa, así lo han dicho autoridades morales reconocidas", han indicado al tribunal.