Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 112 personas fallecieron en incendios en viviendas en 2015, cuatro menos que en 2014, según Tecnifuego

Un total de 112 personas fallecieron en viviendas a lo largo de 2015, un año en el que destaca la cifra de fallecidos en el primer mes del año, con 24 muertos. El dato es ligeramente inferior al resultado de 2014, cuando perecieron por las llamas en su propia casa un total de 116 personas, según el balance anual de Tecnifuego-AESPI.
Así, la responsable de comunicación de la Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios (TECNIFUEGO-AESPI), Rosa Pérez, ha destacado que entre diciembre de 2014 y enero de 2015 se produjeron una treintena de fallecimientos.
En concreto, ha dicho a Europa Press que las cifras de años anteriores no distan mucho de la de 2015, ya que en 2014 fueron 116 los muertos, una cifra superior a los 103 fallecidos de 2013 y entre el 1 de diciembre de 2014 al 15 de enero de 2014 murieron 32 personas, "uno de los periodos más trágicos de la década". En 2012 perdieron la vida por estas mismas causas 102 personas. "Estos años se alejan mucho de las 150 personas que murieron en 2005 por un incendio en su hogar", señala.
Además, ha subrayado la necesidad de hacer especial hincapié en las medidas de protección y de prevención ya que en un alto porcentaje los incendios en las casas se producen por los sistemas que denominan de "calor barato", especialmente en zonas donde no hace mucho frío, como en Levante, donde las viviendas no están preparadas con buenos sistemas de calefacción.
Asimismo, ha indicado que el colectivo más afectado son las personas mayores, quienes "no tienen los mismos reflejos para detectar los primeros síntomas del fuego".
De este modo, lamenta que cada año se repita más o menos la misma cifra de muertes por incendios, al superar la centena. Respecto a 2015, ha indicado que en enero fallecieron 24 personas y en diciembre tuvieron lugar las "mayores tragedias" en los hogares de ancianos, ya que el 1 de diciembre murieron tres personas en Villalba (Lugo) y el día 24 dos ancianos en Madrid.
"Se repiten estas dramáticas variables: las personas mayores de 65 años siguen siendo las más vulnerables; los incendios más dañinos se producen de madrugada; y 2 de cada 3 muertos no fueron por el fuego, sino por inhalación de humos", indica la asociación en su balance anual.
Al mismo tiempo, de acuerdo con el último estudio de la Asociación de Técnicos de Bomberos, expone que las causas más habituales de incendios en los hogares son los aparatos productores de calor, que provocan el 21 por ciento de los siniestros; el fuego directo, por chimeneas, velas o cigarrillos, con un 10 por ciento de los fuegos y, por último, los fallos eléctricos, con un 9 por ciento.
En este contexto, Riesco apunta que es "impresionante" que todos los años es el mismo goteo y que en su mayoría son personas mayores. De este modo, indica que hay dispositivos y sistemas "muy fáciles" de instalar para evitar estos fuegos, que casi siempre producen estufas, braseros y, en las zonas rurales las chimeneas que no se han limpiado bien.
"El calor barato provoca incendios recurrentes en zonas de poco frío como Levante, donde no hay buenos sistemas de calefacción y se enchufan estufas y se sobrecarga el sistema eléctrico o bien porque estas se sitúan cerca de telas", comenta.
SISTEMAS Y PREVENCIÓN
Por ello, insiste en que desde la organización consideran "clave" asumir medidas de prevención y mejorar en la concienciación, así como la puesta en marcha de medidas en municipios y comunidades de vecinos para tener sistemas en este sentido.
De este modo, la asociación ha destacado iniciativas como las de algunos ayuntamientos que, de forma gratuita instalan detectores de incendios en hogares con personas de más de 70 años que viven solas y en algunas comunidades de vecinos se realizan una vez al año campañas de prevención de incendios, incluidos simulacros de incendio y evacuación.
En esta línea, Tecnifuego-AESPI insta al Gobierno a realizar campañas de concienciación nacionales, como por ejemplo se hace en materia de tráfico y, en general, a las administraciones, a legislar la instalación de medidas de seguridad contra incendios dentro de las viviendas, como en Francia, donde la ley obliga a instalar detectores en todas las casas.
También recuerda algunos sistemas de fácil instalación para reducir "significativamente" el número de siniestros como los detectores, extintores, bocas de incendio en el rellano de las escaleras, rociadores automáticos; ignifugación de materiales en muebles, alfombras o cortinas; la protección estructural de los edificios; el control de humos en escaleras y garajes; señalización de evacuación o puertas cortafuegos.
Otros de los consejos para evitar incendios es mantener alejadas las estufas al menos a un metro de objetos que puedan quemarse como sofás, cortinas y evitar poner la ropa a secar encima. También recuerda que las velas pueden ser peligrosas, de modo que no se deben dejar "nunca" encendidas sin vigilancia y que las cerillas y encendedores deben estar fuera del alcance de los niños.
Antes de salir de casa o de acostarse, conviene comprobar que ningún aparato queda encendido y cerrar la llave de paso del gas. También aconseja no conectar varios aparatos a un solo enchufe múltiple y tener en buen estado la instalación eléctrica.