Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos ocho personas mueren en un tiroteo en una casa para ancianos en EE.UU.

Un hombre, que ya ha sido detenido, disparó indiscriminadamente en el centro. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Al menos ocho personas murieron y varias resultaron heridas hoy durante un tiroteo en una residencia para ancianos en Carthage (Carolina del Norte, EE.UU.), informó el senador estatal Harris Blake.
Blake, quien representa al Condado Moore donde ocurrió el incidente, dijo que el atacante fue herido por la policía que lo detuvo después en la residencia para ancianos Pinelake Health and Rehab, de la localidad de Cartaghe, unos 80 kilómetros al oeste de Charlotte.
"El hombre armado llegó a la residencia y empezó a disparar contra todos", aseguró el senador.
El jefe de la policía de Cartaghe, Chris McKenzie, dijo a la televisión local que seis personas murieron en el sitio del incidente y que tres sobrevivieron con heridas.
Por su parte, Gretchen Kelly, portavoz del Hospital Regional FirstHealth Moore señaló a periodistas que dos de las seis personas llevadas a ese hospital habían muerto y que otras dos seguían recibiendo tratamiento en la tarde.
Seis horas después del incidente no había información clara sobre las razones que motivaron al hombre a atacar la residencia, con capacidad para 90 pacientes y que ofrece cuidado para personas con mal de Alzheimer.
Según Scott Brooks, encargado de emergencias y seguridad pública del Condado Moore, el atacante, que no fue identificado, está bajo custodia policial.
"Nunca vi que alguien fuera maltratado en la residencia", dijo al Canal 14 de la televisión local Bobby Dunn, cuya madre de 89 años de edad vive en esa residencia. "No entiendo qué pudo haber ocurrido, por qué alguien haría algo así".
McKenzie indicó que la residencia "está bajo control" y que los pacientes fueron trasladados a otro edificio.