Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de mil personas participan en Lima en la marcha del orgullo gay

Un grupo de participantes luce su maquillaje y vestuario  en Lima (Perú), durante la séptima Marcha del Orgullo Gay, en la que denunciaron al Gobierno peruano por ser "el más homofóbico de América", según un comunicado distribuido. EFEtelecinco.es
Más de mil personas participaron hoy en Lima en la séptima Marcha del Orgullo Gay, en la que denunciaron al Gobierno peruano por ser "el más homofóbico de América", según un comunicado distribuido durante la concentración.
La marcha, que llevaba como lema "No podrán callarnos", partió desde el céntrico Campo de Marte hasta el Palacio de Justicia, de donde volvió al lugar del inicio, y contó con la presencia de homosexuales, transexuales y travestis, en un ambiente festivo, pese a la desapacible tarde invernal limeña.
Junto a las banderas multicolores que caracterizan al movimiento gay, los travestis y transexuales exhibieron toda su parafernalia de zapatos de plataforma, plumas, lentejuelas y pechos postizos.
Georges Liendo, representante del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) y uno de los organizadores de la marcha, explicó que la convocatoria tiene una clara intención política porque el Gobierno peruano, según él, es uno de los más discriminadores de América con la diversidad sexual.
El comunicado, distribuido durante la marcha, se refirió a los recientes casos de violencia registrada contra los homosexuales o transexuales, y denunció la pasividad del Gobierno a la hora de castigar esos delitos, debido al "odio del Estado hacia toda persona que no encaja en su modelo excluyente".
Los cincuenta colectivos firmantes, entre los que había incluso sectas cristianas y organizaciones como Amnistía Internacional, expresaron en ese comunicado una serie de peticiones a los ministerios de Salud, Justicia, Interior y Exteriores para terminar con la discriminación.
La marcha acumuló tanto retraso que cuando comenzó a desfilar, la Policía obligó a los manifestantes a hacerlo de manera rápida para poder liberar el tráfico en esa zona del centro de Lima.