Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un piloto español lucha contra el viento y toca tierra con sus 150 pasajeros a salvo

Aterrizaje movidito. Las imágenes ponen los pelos de punta. El viento de 80 kilómetros por hora hace tambalear el avión que se mueve como si fuera de papel. El piloto español realiza una maniobra de libro y consigue hacer aterrizar la aeronave de Spanair con sus 150 pasajeros sanos y salvos en el aeropuerto internacional de Bilbao.
Las rachas de vientos alcanzaban los 80 kilómetros por hora este lunes por las tarde en el aeropuerto y pusieron en peligro el aterrizaje de este Airbus de 72.000 toneladas de peso.
Sin embargo, Francisco Cruz, miembro del Colegio Oficial de Pilotos, ha subrayado la pericia demostrada por el piloto para posar la aeronave con una maniobra exquisita. Cruz, ha asegurado a Informativos Telecinco que el comandante de la nave tuvo que corregir todo el tiempo la posición del aparato para que mantuviera la proa contraria al viento.
Esto y la alineación del avión le permitieron un feliz aterrizaje. Contado así, la situación parece fácil, pero el riesgo es alto porque "el ala puede tocar la pista" y entonces el desenlace podría ser distinto.
Las estadísticas demuestran que de 76 accidentes ocurridos desde 1984, un 33 por ciento fueron provocados por el viento cruzado, como en este caso. Francisco Cruz ha explicado que el secreto para salir con bien en estas situaciones está en no superar los límites del avión. Y ha añadido que, si el viento hubiera soplado por encima de los 80 kilómetros por hora, el piloto habría tenido que haber abortado el aterrizaje. ZA