Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los pirómanos no va a la cárcel

El pasado año, 16.000 incendios arrasaron las diferentes regiones españolas, sin embargo los culpables no fueron castigados. De los más de 300 acusados solo 115 fueron condenados. Las crifras demuestran que provocar un incendio intencionado en España casi nunca tiene castigo, a pesar de que la ley establece penas de hasta 20 años de cárcel.