Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta un 90% de la población sufre maloclusión dental

Aproximadamente un 90 por ciento de la población sufre maloclusión dental o una oclusión dental defectuosa, un problema que, cuando se combina con una vida estresante, puede ocasionar dolores de cabeza, ruidos en el oído, mareos, y otras dolencias, ha explicado el doctor Vicente Jiménez, medico estomatólogo, director y fundador de la Clínica Ciro.
Según ha explicado a Europa Press, entre el 70 y el 80 por ciento de las personas -entre el 7 y el 9 por ciento de la población española-, tienen maloclusión en combinación con estrés y, por lo general, padecen sobre todo cefaleas.
Las personas con maloclusión tienen algún problema en el alineamiento de los dientes por lo que hay problemas a la hora de ajustar los dientes superiores e inferiores (mordida). "Si el encaje de los dientes es armónico todo funciona perfectamente, el problema aparece cuando al cerrar la boca hay algún punto que tropieza y provoca que la mandíbula cambie de posición y se produzca sobre carga en la mandíbula", explica.
El problema se agudiza cuando existe además estrés, "esa sobrecarga continua de cambiar el cóndilo de posición acaba creando problemas a nivel del músculo de la masticación, del cuello y patología en la articulación temporomandibular", explica este experto quien ha presentado este jueves durante la presentación de su nuevo libro 'Ajuste oclusal en implantes y dientes naturales: oclusión en 3D'.
Una de las patologías más frecuentes asociadas a una incorrecta oclusión y el estrés es el denominado bruxismo -hábito de apretar y rechinar los dientes - que generalmente ocurre durante el sueño, y que provoca dolor agudo en la articulación temporomandibular, en los oídos, la cabeza y el cuello y que, a largo plazo, origina un desgaste severo en los dientes.
El libro tiene como objetivo poner a disposición del profesional de Odontología una guía para entender, de forma gráfica, aquellos aspectos relacionados con la oclusión y las patologías asociadas a las alteraciones del sistema masticatorio. Para ello, esta obra incluye como novedad un CD con imágenes en movimiento, que hacen más comprensibles los problemas relacionados con la oclusión dental.
"El libro explica a los compañeros como conseguir un buen encaje de dientes. El libro además incluye más de 200 figuras en un CD, donde lo que antes era una fotografia en un libro ahora se ve la imagen en movimiento con lo cual se va a dar idea sobre cómo produce la sobrecarga en la articulación, cómo encajan mal los dientes y que hay que hacer, etc, y eso facilita mucho el aprendizaje", afirma.
DETECCIÓN PRECOZ PARA EVITAR MAYORES CONSECUENCIAS
Un factor clave para prevenir los problemas futuros relacionados con la oclusión es la revisión dental de los niños antes de los 6 años. "Cuanto más temprano se realice la prevención, más sencillo será evitar que con el crecimiento se agudicen los problemas", subraya Jiménez.
El experto recuerda que para cualquier intervención dental siempre se trata de buscar la mejor mordida, sin embargo de por sí no se realizan revisiones para ver si existe una buena oclusión dental. "Si se pone especial énfasis en que tras una intervención dental la boca encaje bien, lo lógico es que todas las bocas encajen bien", ha afirma.
En España existe un infradiagnóstico de las patologías asociadas a la oclusión porque, hasta ahora, "se había valorado muy poco el tratamiento desde un punto de vista preventivo". "Hasta hace muy poco, se pensaba que las alteraciones del sistema masticatorio se debían tratar cuando ya existía un problema diagnosticado y eso es un gran error", considera Jiménez.
La recomendación es usar una célula por la noche para evitar el bruxismo y si el problema es mayor se puede corregir mediante aparatos dentales, además en algunos casos puede ser necesaria la extracción, reparación o reconstrucción.