Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 6% de la población mundial sufre tinnitus constante o transitorio aunque hay "muchos" que no están diagnosticados

Se trata de una enfermedad en la que los enfermos escuchan las 24 horas del día ruidos como, por ejemplo, siseos, pitios, rudidos de agua o de aire. De hecho, hay personas que no son capaces de vivir en silencio puesto que les acompañan ruidos las 24 horas del día, incluso en lugares donde no existen percepciones acústicas.
El 6 por ciento de la población mundial sufre tinnitus constante o transitorio aunque hay "muchos" pacientes que no están diagnosticados, según datos de la Asociación de Personas Afectadas por Tinnitus en España (APAT), aportados por Alain Afflelou Audiólogo.
Normalmente, las afecciones surjen a partir de los 50 años aunque, según ha asegurado Alain Afflelou, hay trabajos que favorecen la aparición de esta enfermedad en edades más tempranas como los músicos, obreros en trabajos ruidosos sin protección acústica o militares.
"Hay muchos casos de acúfenos o tinnitus que van asociados a una pérdida auditiva. Estos ruidos subjetivos son una advertencia de que se han producido daños en el sistema auditivo, aunque no significa que la persona que lo padece termine teniendo pérdida auditiva", ha comentado la responsable de la compañía, Laura del Canto.
En concreto, los pitidos más regulares van desde los 5 a los 15 decibelios, aunque se han detectado casos de personas que conviven diariamente con un nivel superior. Lo normal es que lo primero que haga el afectado es asistir a su médico de cabecera o al otorrino para, después de varias visitas y pruebas, terminar asimilando que deberá convivir con sus ruidos.
Según indican desde APAT, normalmente, tras la asimilación, llegan los trastornos psicológicos, la ansiedad, la depresión o el insomnio. Estos trastornos obedecen a que el afectado se encuentra solo y sabe que la medicina "no le puede ayudar" ya que no existen terapias para esta enfermedad.
"Actualmente no existe un tratamiento universal que garantice la curación de todos los tinnitus, pero sí existen tratamientos que permiten superar los trastornos psicológicos aludidos para que el afectado pueda avituarse al ruido y percibir el sonido de una manera menos aversiva que le permita recuperar su calidad de vida: son los tratamientos psicológicos de habituación", han zanjado desde Alain Afflelou Audiólogo.