Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un polémico desahucio en Granada ha movilizado a los vecinos

José y Eva firmaron en su día una hipoteca con un banco portugués para rehabilitar su vivienda, pero la entidad fue absorbida por otro banco y las cuotas pagadas fueron devueltas. Ahora un gabinete de abogados madrileños quiere ponerlos en la calle.

Este es el momento en el que los vecinos de la localidad granadina de Deifontes reciben la noticia de que el desahucio de Eva y José se ha paralizado. El matrimonio que vive junto a su hija y su nieta de cuatro años se veía ya en la calle pero han logrado una tregua ante una situación con la que se sienten impotentes.

Ellos llevaban cinco años pagando religiosamente sus letras: un banco portugués se las descontaba de su pensión. Hasta que un día dejó de hacerlo. "Llamé por teléfono y el banco ya no existía, el número marcado no existe". Pero poco después llamó el abogado del banco para reclamarles toda la deuda, completa,  y si no, la entrega de la casa. Quieren negociar con el banco para volver a pagar su cuota todos lo meses y seguir viviendo en su casa.