Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los porteros de discoteca se concentran en silencio ante la sala 'Heaven'

Los porteros se concentraron ante la sala 'Heaven' bajo el lema 'Todos somos porteros'.  Vídeo: ATLAStelecinco.es
En el lugar donde fue asesinado su compañero depositaban sus ramos de flores y sus velas rojas las personas que iban llegando a la concentración que interrumpían el riguroso silencio con aplausos y que se rodeaban de continuos abrazos de apoyo y ánimo. La concentración estuvo vigilada con un dispositivo discreto de una dotación de Policía Nacional en un furgón y por varias patrullas de Policía Municipal en las calles aledañas.
Algunos de los presentes denunciaron en alto las informaciones difundidas por los medios de comunicación al respecto del suceso y reclamaron el respeto y la dignidad, así como una información veraz sobre la profesión de portero. Evidenciaban también su solidaridad un buen grupo de los presentes con una pegatina sobre su vestimenta que en texto negro sobre blanco señalaba que 'Todos somos porteros'.
Una persona que se presentó como jefe de Relaciones Públicas de Heaven dirigió unas palabras a los presentes en las que ensalzó la labor profesional de Catalin y Alejandro, calificados de compañeros y amigos, agradeció la presencia de todos y reclamó de igual modo de los medios de comunicación una información no tergiversada sobre la realidad de la noche de Madrid que ensalzó 'como una de las mejores del mundo'.
Muchos de los concentrados portaban camisetas de recuerdo a Catalin que en su parte frontal mostraban el eslogan 'Tus amigos no te olvidarán' sobre una foto del fallecido, y que en su parte posterior reivindicaban su condición profesional con la frase 'Yo también soy portero'.
Tan sólo la pregunta de una periodista que en voz alta cuestionaba a uno de los compañeros de Catalin sobre la pertenencia de éste a algún tipo de mafia alteró los nervios de los concentrados que arremetieron verbalmente y con gran tensión contra los medios de comunicación, hasta que una voz reclamó escrupuloso silencio por el motivo que les hacía hecho llegar hasta allí. CGS