Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presencia de una matrona durante un parto en África Subsahariana marca la diferencia "entre la vida y la muerte"

La presencia de una matrona durante un parto en África Subsahariana marca la diferencia "entre la vida y la muerte", según ha asegurado la organización Amref Salud África con motivo de la celebración del Día Internacional de las Matronas.
Y es que, en estas zonas, si una mujer da a luz en casa, no se asegura las condiciones higiénicas óptimas para asegurar la salubridad del parto. Si, además ,no tiene algún profesional sanitario cerca que la atienda, dar a luz se puede ser peligroso, por lo que han destacado la importancia de que tengan cerca a personal sanitario debidamente formado para que supervise el proceso y, si existen complicaciones, actuar en consecuencia con la rapidez, la efectividad y la seguridad de un profesional.
Una matrona africana puede atender a 500 mujeres cada año y traer al mundo de forma segura a 100 bebés. "Somos conscientes de la importancia de las matronas en ciertas regiones de África Subsahariana, por eso centramos esfuerzos en formar matronas africanas que puedan ayudar a las mujeres de su comunidad. En 2011 arrancamos la campaña 'Stand Up For African Mothers' ('Actúa por las madres africanas'), por la que buscamos formar a 15.000 matronas antes de 2018. Hasta la fecha, llevamos ya formadas a 8.200 matronas", han explicado desde la organización.
Dentro de esta misma campaña, la oficina de Amref en España está financiando íntegramente la formación de 60 jóvenes etíopes que se preparan para ser matronas en Afar, una región especialmente castigada por la sequía que azota el país. Las jóvenes, todas provenientes de comunidades y poblaciones autóctonas, están en este preciso momento acabando su primer año de los tres que tiene su diplomatura. Cuando se gradúen, podrán ejercer como matronas con una certificación oficial.
Por otro lado, la formación de matronas y la inversión en salud materno-infantil por parte de los gobiernos locales está dando resultados en África subsahariana. Por ejemplo, en Kenia, donde implementamos parte de nuestros proyectos, la mortalidad anual infantil nacional ha caído de 100.000 a 70.000 en los últimos tres años, mientras que el número total de madres que mueren durante el embarazo o el parto al año se ha reducido de 6.000 a 4.300 en el mismo periodo.
"Si seguimos formando a matronas africanas, como las chicas que ahora estudian la diplomatura en Etiopía, conseguiremos reducir las intolerables tasas de mortalidad materno-infantil en África Subsahariana. Las matronas son esenciales para ayudar a la mujer a dar vida", ha zanjado la organización.