Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enrique vuelve a Inglaterra antes de lo previsto

A pesar de que todavía le quedaban otros cinco días para dar por concluidas sus vacaciones en Las Vegas, el príncipe Enrique ha tenido que poner rumbo de vuelta a casa tras las polémicas fotografías que han salido a la luz y en donde se le podía ver completamente desnudo disfrutando de una noche loca de fiesta.

Según cuenta la prensa británica, el pasado jueves el díscolo príncipito y sus compañeros en este viaje de placer y diversión viajaron a Los Angeles en donde tomaron un avión con destino Londres. Una vez allí, el hijo pequeño del Príncipe Carlos puso rumbo a Escocia para encontrarse con la Reina y el Duque de Edimburgo que a buen seguro le darán una buena reprimenda por lo sucedido.
Y es que aunque parecía que el príncipe Enrique había dejado atrás sus épocas de excesos y fiestas desmedidas, en estas vacaciones se ha demostrado que no es así y que el alma fiestera del joven aún perdura y se mantiene fuera de control.
Los polémicos hechos tuvieron lugar el pasado viernes por la noche cuando el Príncipe y sus dos amigos decidieron montarse una gran fiesta en el hotel de las Vegas en donde estaban alojados. Desnudos, chicas y alcohol fueron los ingredientes de aquella noche pero un invitado no previsto y en forma de cámara de fotos se coló en la juerga y la arruinó por completo.
Las fotografías que mostraban a un Príncipe completamente desnudo corrieron rápidamente como la pólvora y aparecieron publicadas en diversos medios de todos los países, incluyendo el propio Reino Unido, algo que enfureció al Príncipe de Gales quien- a través de sus abogados- se apresuró a advertir que la publicación de dichas instantáneas suponía una intromisión en la privacidad del príncipe y que se tomarían acciones legales contra los medios que las hubiesen sacado.
El viaje del Príncipe, valorado en más de 30.000 dolares
Pero lejos de asustarse, los medios británicos continúan publicando nuevos datos sobre las juergas del príncipe Enrique. Ahora es el 'Daily Mail' quien ha adelantado que el príncipe y sus amigos gozaron de todas las comodidades posibles en las suites del lujoso hotel Encore Wynn.
Según cuenta 'Dialy Mail', el propietario del resort, Steve Wynn, ordenó a los responsables de la recepción que la comitiva real no abonara nada de los gastos que supusiera la estancia del príncipe y sus amigos en su hotel.
Pero lo que no sabemos es si Wynn contaba con que el viajecito de tres días del Príncipe le iba a suponer un desembolso de más 30.000 dólares. Cifra que se desglosa en los 5.100 dólares que cuesta cada noche en las suites en las que se alojaron los huéspedes y que cuentan con ascensor privado, servicio de mayordomo, una habitación con una mesa de masaje y un gimnasio, además de una gran mesa de billar.