Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho meses de prisión para el acusado de matar a patadas a un perro en Santander

El Juzgado de lo Penal nº 3 de Santander ha condenado a la pena de ocho meses de prisión a un joven de 29 años, Sergio F.A., por matar a patadas a un perro en la calle Rualasal de Santander hace dos años. La pena se sustituye por 240 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad.
Asimismo, se inhabilita al acusado para ejercer profesión, oficio o comercio relacionados con los animales durante el plazo de dos años. Y también deberá indemnizar a la propietaria del can, llamado 'Blas', con la cantidad de 1.500 euros, correspondiente al valor del perro, y con 2.500 euros por daños morales.
El joven deberá además abonar las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, ejercida por la dueña del perro, y popular, ejercida por la Protectora El Refugio, quien ha facilitado la información sobre la condena.
El Ministerio Fiscal pedía para el acusado nueve meses de prisión así como una indemnización de 4.500 euros para la propietaria del perro; la acusación particular la misma indemnización y 11 meses de prisión; y El Refugio solicitaba un año de cárcel y dos años de inhabilitación para tener animales.
Según declaró en el juicio la dueña de Blas, Marta Francisca H.S., los hechos sucedieron el 28 de abril de 2014, cuando sobre las 20.00 horas salió de su domicilio a realizar unas compras en un supermercado de calle de Rualasal y dejó a su perro junto a la puerta de entrada del establecimiento, tumbado, sin amarrar, pero con un bocal puesto, puesto que era tranquilo y nada agresivo.
Siempre siguiendo su relato, cuando se encontraba esperando en la cola de la caja, escuchó un murmullo procedente de la calle y vio que entraba en la tienda una señora muy asustada y un grupo numeroso de personas mirando hacia el garaje del edificio de Caja Cantabria. Entonces salió y vio que un joven tenía a su perro "acorralado" y lo estaba "pateando". La dueña le vio dar dos patadas "fuertes en el abdomen", en el costado izquierdo. Ella le llamó, el animal consiguió escapar, caminó dos o tres metros y cayó al suelo con convulsiones. Allí murió.
En un comunicado, el Refugio "aplaude" la sentencia de la magistrada de lo Penal, que condena a ocho meses de prisión al sujeto que mató "brutalmente" a 'Blas'. "Esperamos y deseamos que los jueces españoles castiguen cada vez con más dureza casos como éste, para evitar que se vuelvan a producir", ha señalado el presidente de El Refugio, Nacho Paunero.
La protectora El Refugio está inmersa en cerca de 100 procedimientos penales, civiles y administrativos en diferentes comunidades autónomas.