Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En prisión los siete presuntos integrantes de una red que introducía hachís desde Marruecos

Funcionarios del Grupo I de Udyco de la Comisaría Provincial de Cádiz han desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada a la introducción de grandes cantidades de estupefacientes, concretamente hachís, en territorio nacional para, posteriormente, transportarlas a otros países de Europa. Una vez puestos a disposición de la autoridad judicial, ésta ha decretado su ingreso en prisión.
Según ha indicado el Cuerpo Nacional de Policía en un comunicado, esta organización estaría conformada por dos ramificaciones, encontrándose el núcleo de la misma en la provincia de Cádiz, la cual se valía de la emplazada en Marruecos para tener acceso a la sustancia estupefaciente.
La investigación ha sido desplegada por diferentes localidades gaditanas. Desde la capital hasta Medina Sidonia, Puerto Real, Chiclana de la Frontera y Algeciras, trascendiendo incluso a la provincia de Málaga.
El modus operandi de esta organización consistía, supuestamente, en transportar los fardos de hachís desde Marruecos para, una vez en alta mar, proceder a su trasvase a otra embarcación, ésta procedente de la costa gaditana.
Tras varios meses de investigaciones, vigilancias y seguimientos se logró identificar y detener a siete presuntos miembros de esta red, cinco de ellos españoles y dos marroquíes.
INTERCEPTADOS
Detalla que el día de la intervención, la embarcación de recreo española partió desde aguas gaditanas hasta un punto de encuentro en alta mar para reunirse con los miembros de la rama marroquí y hacer el trasvase de los fardos de droga.
Una vez en costa, el desembarco se realizó en un estero de la localidad de Puerto Real a plena luz del día. Tras realizar la descarga de la droga desde el barco a una furgoneta, los agentes iniciaron el seguimiento de dicho vehículo, produciéndose una persecución "de gran tensión y riesgo" cuando los presuntos narcotraficantes se percataron de la presencia policial.
La operación culminó con la detención de los siete presuntos integrantes de la organización y la intervención de 29 fardos de hachís que arrojaron un peso bruto de unos 1.000 kilos, además de una embarcación y cuatro vehículos supuestamente utilizados para la comisión de los hechos delictivos relatados.