Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez ordena prisión preventiva para el presunto autor del apuñalamiento mortal de un soldado

El soldado profesional que presuntamente apuñaló a un compañero causándole la muerte en la madrugada del viernes en Jaca (Huesca) ha sido enviado hoy a prisión preventiva a Alcalá-Meco hasta que salga el juicio por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de esta ciudad, quien no ha determinado el delito.
Así lo ha comunicado a EFE el abogado defensor, quien ha explicado que ha pedido para el detenido, D.A.G., de 23 años y de origen suramericano, un delito de lesiones, ya que se produjo "un único navajazo que no afectó a ningún órgano vital" y que el fallecimiento del soldado Iván Castiello Medina, de 27 años y natural de Gijón, se produjo "por un encharcamiento de los pulmones".
Todo parece indicar, ha agregado el letrado, que la causa del fallecimiento fue "una negligencia médica", por lo que ha insistido en que pedía para el detenido un delito de lesiones y no de homicidio como sí ha pedido el fiscal.
No obstante, el juez que instruye el caso no ha determinado el delito y ha decidido, tras tomar declaración al soldado detenido, enviarlo a la prisión militar de Alcalá-Meco como medida preventiva hasta que salga el juicio que se celebrará en la Audiencia de Huesca, un tribunal civil y no militar, pese a estar involucrados dos soldados profesionales y haber tenido lugar los hechos en un acuartelamiento, "debido al rango", según el abogado.
Precisamente esta mañana se ha celebrado en la iglesia parroquial de Lavandera, en Gijón, el funeral por el soldado, Iván Castiello Medina que ayer hubiera cumplido 28 años.
Su muerte se produjo en la madrugada del pasado viernes en el Hospital Comarcal de Jaca a donde fue trasladado en una UVI tras haber sido agredido con un arma blanca en el Acuartelamiento San Bernardo de Jaca, sede de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) a la que pertenecía.