Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El programa de reintroducción del lince ibérico liberará este año 45 nuevos ejemplares nacidos en cautividad

Durante el periodo 2011-2016, se han liberado un total de 145 ejemplares
El programa de reintroducción del lince ibérico (Lynx pardinus), que se desarrolla en áreas de la Península Ibérica donde la especie desapareció a lo largo del siglo XX, liberará este año 45 nuevos ejemplares en las zonas de reintroducción seleccionadas en el ámbito del proyecto LIFE+ Iberlince.
Las liberaciones de estos ejemplares, nacidos en primavera de 2015, tendrán lugar durante el primer trimestre del año, según precisa el Ministerio de Medio Ambiente, que destaca que se trata de la cifra más alta de ejemplares a liberar en una misma temporada, gracias a las actuaciones realizadas en los cuatro centros de cría en cautividad que actualmente funcionan en España y Portugal.
Dos de los mencionados centros, El Acebuche (Huelva) y Granadilla (Cáceres), son gestionados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales, mientras que los centros de Silves (Portugal) y La Olivilla (Jaén) dependen del Instituto da Conservação da Natureza e das Florestas de Portugal y de la Junta de Andalucía, respectivamente.
Con los 45 ejemplares que se liberarán en 2016, se alcanzará un total de 145 linces ibéricos soltados en las seis áreas de reintroducción seleccionadas hasta la fecha. Estas áreas corresponden al sur de Portugal (Vale do Guadiana), donde se liberarán nueve linces en 2016; Guadalmellato y Guarrizas, en Andalucía, con cuatro ejemplares en cada una de ellas; Montes de Toledo y Sierra Morena Oriental, en Castilla-La Mancha, con 10 y nueve ejemplares, respectivamente; y cuenca del río Matachel, en Extremadura, con nueve ejemplares.
Medio Ambiente subraya que las liberaciones de ejemplares nacidos en cautividad se iniciaron en 2011 y están permitiendo la creación de nuevas poblaciones en áreas con hábitat favorable para la supervivencia del felino.
El programa de conservación 'ex situ' del lince ibérico, en el que se enmarcan los trabajos de cría en cautividad y reintroducción, es fruto de las actuaciones coordinadas en el marco del Memorando de Entendimiento para el desarrollo de un único programa coordinado de actuaciones para la aplicación de la Estrategia de Conservación del lince ibérico en España, suscrito entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.
15 LINCES IBÉRICOS FALLECIDOS EN 2015
En 2015, según WWF, un total de 15 linces fueron atropellados en las carreteras. En concreto, en la Península Ibérica fallecieron un total de 22 ejemplares de lince ese año, dos de ellos en Portugal, donde uno murió por envenenamiento. El resto fallecieron a consecuencia de peleas, causas naturales o enfermedades.
Ante estas cifras, la ONG lamenta la alta mortalidad de linces por atropellos, una circunstancia "preocupante", y reconoce que se ha avanzado en esta materia pero "no lo suficiente", por lo que apela al "esfuerzo" del Ministerio de Fomento y de las Consejerías del ramo en Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha para resolver la problemática de los puntos negros de la carreteras, donde "de forma reiterada" mueren los linces.
En declaraciones a Europa Press, el responsable del programa de conservación de especies de WWF España, Luis Suárez, ha explicado que gracias al programa de cría en cautividad del lince repartido por la península Ibérica "siguen naciendo cachorros", y ha añadido que espera que entre 2016 y 2017 los linces empiecen criar de forma natural en el campo.
Por ello, Suárez califica 2015 de año "bueno, por no decir que muy bueno" porque, de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el lince ibérico ha salido de la situación de 'peligro crítico' y ha pasado a estar 'en peligro'. Desde su punto de vista, esto quiere decir que, aunque queda "mucho" por hacer, las iniciativas desarrolladas en los últimos diez años han funcionado. "Es una buena noticia", ha subrayado.
Según ha destacado Suárez, otra gran noticia de 2015 fue que, por primera vez, se criaron en Extremadura linces que provenían del programa de reintroducción que desarrolla el proyecto LIFE+Iberlince, al tiempo que ha destacado también que el efecto de la crisis de escasez del conejo, sobre todo en Doñana y Andújar, "se ha atenuado un poco" gracias al "esfuerzo" que se ha hecho desde el proyecto para "frenar este bache".
ULTIMOS CENSOS
Esta especie amenazada únicamente vive en la península Ibérica donde, según los últimos censos, hay más 320 ejemplares repartidos en Doñana, su entorno y la población de Sierra Morena repartida en tres núcleos Andújar-Cardeña (Jaén-Córdoba), a los que habría que añadir las recientes poblaciones de Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén) creadas en los últimos años con animales liberados procedentes de otras poblaciones y de centros de cría en cautividad.
Desde 1989 (cuando la población se estimaba en 1.100 ejemplares), todas las comunidades autónomas están obligadas a redactar Planes de Recuperación para la especie siguiendo la estrategia nacional para la recuperación de la especie. En la actualidad tres comunidades Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura tienen en la actualidad un plan de estas características.