Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las pruebas de ADN "absuelven" a un asesino convicto hace casi 30 años

El británico Sean Hodgson, condenado a cadena perpetua por un asesinato cometido en 1979, podría salir en libertad en breve después de que unas recientes pruebas de ADN le desvincularan del delito que se le atribuye, según publica hoy la prensa.
Hodgson, que ha cumplido ya 27 años de su pena, está "emocionado" ante la posibilidad de ser excarcelado, que examina actualmente un tribunal de apelación.
Según los medios de comunicación británicos, unos tests de ADN que se le efectuaron en recientemente no coinciden con el de las muestras halladas en el lugar del crimen, que guardaba la Policía.
Hodgson fue condenado por el asesinato en 1979 de la camarera Teresa De Simone, de 22 años, que fue hallada estrangulada en la localidad de Southampton (sur de Inglaterra).
Con los nuevos datos de ADN en la mano, la Policía del condado de Hampshire revisó su caso y lo pasó a la Comisión de Revisión de Casos Criminales (CCRC, sus siglas en inglés), que a su vez lo remitió al tribunal de apelación.
Este tribunal tiene previsto examinar las nuevas pruebas la semana próxima, según la prensa.
Si finalmente se confirmara su inocencia, se trataría de una de las víctimas de un error judicial que más años ha cumplido de su condena antes de conocerse la injusticia.
Otro caso conocido en el Reino Unido es el de Stephen Downing, encarcelado en 1974 por el supuesto asesinato de una mecanógrafa y que fue liberado en el 2002 tras haber cumplido 27 años de su pena.
Si el tribunal ordena la liberación de Hodgson, la Policía del condado deberá reabrir la investigación de la muerte de De Simone para tratar de hallar al verdadero asesino.
El abogado de Hodgson, Julian Young, dijo que su cliente está muy contento ante la posibilidad "de volver a ver el mundo exterior después de tantos años".
Por su parte, la CCRC ha pedido a la Fiscalía británica que se plantee la revisión de casos similares de asesinato donde haya la posibilidad de contrastar muestras de ADN.