Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de psicólogos ofrecerá atención a los afectados por el fuego del Empordà

La Unidad de Trauma, Crisis y Conflictos de Barcelona (UTCCB) ha iniciado un programa de atención y seguimiento a la población afectada por los incendios que a finales de julio arrasaron 13.000 hectáreas de bosque y campos, y quemaron algunas casas y rebaños de varios pueblos de la comarca del Empordà (Girona).
En una rueda de prensa en Figueres, una de las psicólogas, Ingeborg Porcar, ha informado de que el programa incluye inicialmente charlas para los vecinos de Biure, Boadella, Llers, Agullana y Capmany, para los alcaldes y técnicos que trabajaron en el incendio y los sanitarios de la zona.
La iniciativa surge por la preocupación del Consejo Comarcal del Alt Empordà de la "situación psicológica de las personas más afectada" ya que es mejor abordar la problemática cuanto antes para evitar que pueda amplificarse.
De momento se ofrecerán charlas en grupo, aunque si alguien lo necesita podrá recibir una atención más específica por parte de los psicólogos de la UTCCB; el objetivo inicial es dar las herramientas necesarias para que las personas que vivieron momentos de trauma y estrés durante el incendio puedan superar sus miedos y temores.
Porcar ha detallado que las personas que realmente sufren un trauma por sucesos de este tipo presentan tres síntomas: hiperalerta, es decir que cualquier cosa les asusta y creen que algo malo volverá a suceder; reexperimentanción, lo que implica revivir como si fuera real los momentos más duros del incendio; e intentar evitar hablar de todo lo relacionado con el trauma vivido.
"Evitar pensar o recordar el incendio complica la recuperación, pero también lo hace querer hablar del tema constantemente", ha concretado Porcar, por lo que las personas afectadas tienen que intentar buscar un tiempo para su trabajo y entretenimiento y otros momentos para valorar y analizar lo sucedido.
En el caso de los niños, los psicólogos comentan que sus reacciones en relación a lo vivido quedan "moduladas" por la actitud que tienen los adultos ante los hechos, y por ello también hay que intentar hablar con ellos de lo ocurrido con naturalidad y sin mostrar angustia.
MEDIDA PIONERA
Este tipo de atención psicológica después de un suceso de estas características es la primera vez que se hace en España, aunque otros países del norte de Europa sí lo han aplicado con éxito.
Después de las primeras sesiones, que se harán este viernes y el próximo lunes, los vecinos que necesiten más atención también pueden contactar con los psicólogos a través del teléfono de atención 900101580.