Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los religiosos españoles, representados en el Encuentro Internacional de vida consagrada en el Vaticano

Los religiosos españoles estarán representados en el Encuentro Internacional de la vida consagrada que se celebra desde este jueves en el Vaticano bajo el lema 'Vida consagrada en comunión. El fundamento común en la variedad de las formas'.
El presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Luis Ángel de las Heras, ha viajado hasta Roma junto a la vicepresidenta, María Rosario Ríos, y la secretaria general, Julia García Monge, para asistir a este encuentro que se prolongará hasta el próximo 2 de febrero y con el que se clausurará el Año de la Vida Consagrada.
El encuentro ha sido convocado por el Papa Francisco y organizado por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA) con la colaboración de la Conferencia Mundial de Institutos Seculares (CMIS), y se espera que asistan hasta 4.000 personas de la vida religiosa.
Los objetivos del encuentro son conocer y dar a conocer mejor el gran mosaico de la vida consagrada, vivir la comunión redescubriendo desde la diversidad de las formas (ordo virginum, vida monástica, institutos apostólicos, institutos seculares, nuevos institutos y nuevas formas de vida consagrada) e iniciar juntos el camino del Jubileo de la Misericordia.
Además, se alternarán jornadas de encuentro, vigilias de oración y momentos para profundizar la especificidad de cada forma "con una mirada profética hacia el futuro", según un comunicado de la CIVCSVA.
El 1 de febrero, el Papa Francisco recibirá en audiencia a todos los consagrados y consagradas en el Aula Pablo VI. El encuentro finalizará el 2 de febrero con la peregrinación jubilar matutina y con la celebración eucarística vespertina para la XX Jornada Mundial de la Vida Consagrada, que será presidida por el Papa Francisco.