Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hijo de un represaliado del franquismo no logra que Merkel recoja su carta y se la deja en el hotel

La ARMH critica que "las fuertes medidas de seguridad" le impidió acceder con pancartas reivindicativas al Obradoiro
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha dejado una carta reivindicativa dirigida a la canciller alemana, Angela Merkel, en la recepción del Hostal dos Reis Católicos de Santiago, al no poder entregársela en mano durante el paseo que hizo por la Plaza del Obradoiro.
En concreto, el encargado de intentar hacer llegar la misiva a la mandataria germana fue Darío Rivas, hijo de un alcalde fusilado durante la Guerra Civil en la localidad lucense de Castro de Rei.
En declaraciones a los medios, Darío Rivas recordó que "los falangistas asesinaron" a su padre y, como consecuencia, pretendía que Merkel pidiese "disculpas" por las acciones cometidas durante el nazismo y por el apoyo de Alemania a la dictadura en España.
Tras esto, preguntado sobre las voces que cuestionan la Ley de memoria histórica porque rechazan mirar atrás, replicó que él "no" tiene por qué olvidar a su padre.
Por su parte, el vicepresidente de la ARMH, Marco González, criticó --en declaraciones a Europa Press-- que la dignataria pasase "dos veces por delante" de Rivas y no tuviese "la deferencia" de recoger el documento. Pese a ello, aseguró que la organización seguirá insistiendo en "dar visibilidad" a las víctimas del franquismo.
"DEUDA HISTÓRICA"
Junto con Darío Rivas en la Plaza del Obradoiro se encontraba el escritor gallego Manuel Rivas, quien también defendió la entrega de la carta a Merkel para denunciar una "deuda histórica" que existe por parte del Estado alemán por "colaborar y apoyar" para la derrota del "gobierno legítimo" de la II República.
En este sentido, el escritor recordó que Alemania presentó disculpas a "prácticamente todos los pueblos" donde hizo daño el régimen nazi, aunque lamentó que "España todavía es una excepción".
A renglón seguido, explicó que la pretensión de la carta era transmitir esas ideas a la líder alemana, pero asumió que "todavía hay muros" que hacen "muy difícil" entregar una "humilde" carta de papel. "Aún cuando están a unos metros", enfatizó, en referencia a las dos veces que Merkel pasó por su lado sin recoger el texto.
CARTA REIVINDICATIVA
En la carta que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica intentó entregar, y la cual envió por correo electrónico a la mandataria alemana, se solicita que Merkel "asuma pública y notoriamente" el daño causado a las víctimas de la dictadura española.
Además, recuerda que hace meses que se habla del pago de la deuda española a Alemania, pero que también existe una "enorme deuda" del país germano hacia "las víctimas de la dictadura franquista en España".
"El apoyo del ejército alemán a los fascistas españoles contribuyó a la victoria de los golpistas, que condenaron a este país a una sangrienta dictadura", precisa, y añade "el drama de los miles de republicanos españoles que fueron internados en los campos de concentración nazis".
"DÉFICIT DE DERECHOS HUMANOS"
Al hilo de ello, Manuel Rivas expuso el "gran déficit" de derechos humanos que impera en España, en concreto, con los "miles de desaparecidos" que continúan en las "cunetas y fosas comunes" después de más de 40 años de la muerte de Franco.
Además, criticó que se "incumple" el mandato de la ONU y los requerimientos de la justicia internacional para proceder a las extradiciones.
Finalmente, Marco González lamentó que, debido a las "fuertes medidas de seguridad", los miembros de la ARMH que acudieron a la Plaza del Obradoiro no pudieron portar sus pancartas reivindicativas. En una de ellas llevaban una fotografía a tamaño real de "una fosa común", la cual tuvieron que dejar en una casa particular, según su relato.